La Policía no reveló si ya se encontró el vehículo del joven que fue hurtado durante el crimen. (GFR Media)

La guagua Toyota modelo Rav4 que le pertenecía a un joven estudiante de agricultura asesinado el pasado martes en Utuado fue hallada hoy, jueves, en Arecibo, por oficiales del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC).

El teniente coronel del CIC de Utuado, Ronaldo Trinidad, confirmó a El Nuevo Día que el vehículo de motor que conducía Álvaro Manuel Torres de Jesús la noche del martes se encontró en horas de la madrugada de hoy en un pastizal del sector Garrochales, en la PR-2 en Arecibo.

“Sí, la información es correcta, pero solo te diré hasta ahí. Lo hallaron los compañeros del CIC de Arecibo junto con oficiales de Utuado”, aseveró Trinidad, a través de entrevista telefónica.

El informe inicial de la Uniformada establecía que la tablilla de la guagua era ENY-237, pero el coronel Trinidad no pudo confirmar que era la misma tablilla "porque no ando con mi computadora ahora mismo". Sin embargo, recalcó que "sí, era la guagua de él la que se encontró".

El oficial añadió que, tras el hallazgo del vehículo en un municipio distinto a donde ocurrió el asesinato, ahora el CIC de Utuado trabajará en conjunto con el de Arecibo para la ampliación de la pesquisa.

Más temprano, a preguntas de este medio, Trinidad aseguró que la investigación del asesinato del estudiante de agricultura, de 21 años, en hechos ocurridos en la noche del pasado martes, está “bien encaminada”.

El oficial se limitó a decir que, aunque no ofrecerán más detalles para no afectar la pesquisa, descartan que la información recopilada, hasta el momento, sugiera que el asesinato de Torres de Jesús resultó de un carjacking.

“No ampliaremos más de lo que ya se sabe sobre cómo se dio con su cuerpo y los detalles preliminares del crimen. Sin entrar en los pormenores, lo cierto es que lo que tenemos no nos lleva a pensar que fue un carjacking y por eso estamos en la etapa de entrevistas para continuar ampliando nuestra pesquisa”, aseveró Trinidad.

El informe inicial de la Uniformada reveló que el cuerpo del joven de 21 años, que presentó múltiples impactos de bala, fue encontrado en un camino vecinal de la PR-123 (antigua carretera 10), a corta distancia de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Utuado.

Trinidad abordó que, específicamente, encontraron 14 casquillos de bala en la escena del crimen.

Por su parte, el alcalde de ese municipio, Ernesto Irizarry Salvá, expresó que también pone en duda que el crimen haya sido un carjacking debido a que en el lugar donde se encontró el cuerpo de Torres de Jesús no hay habitantes cercanos y es desolado.

“Es que Utuado es, prácticamente, un bosque cada vez que uno sale de la zona urbana, pero esa carretera PR-123 antes se utilizaba para ir a Adjuntas, pero ahora se utiliza la PR-10 que es un desvío”, explicó Irizarry Salvá.

“Habría que ser de Utuado para conocer de esa zona poco visitada por eso uno entiende que pudiera haber alguien de aquí (Utuado) involucrado”, abordó.

Precisamente, esa fue una de las preguntas realizadas al teniente coronel, pero el oficial rechazó responder si, hasta el momento, cuentan con algún sospechoso residente del pueblo de Utuado o áreas limítrofes.

El ejecutivo municipal añadió, a su vez, que la noticia trastocó el sentir del pueblo utuadeño que conocía de la familia de Torres de Jesús.

“Yo, personalmente, conozco a la familia desde hace años, son gente buena. Su hermano mayor es mi amigo y es bien doloroso lo que ellos están diciendo; lo que uno también siente. No deja de afectarle a uno como ciudadano y como familia utuadeña”, expresó Irizarry Salvá.


💬Ver 0 comentarios