Juan Ortiz Ortiz llevó el cadáver de su padre hasta un área cercana al Campamento Santiago en Salinas, arriba, donde lo cubrió de piedras y lo abandonó.

En una isla en la que ya casi no quedan lugares apartados, el horrendo crimen que va a ser contado en breve aquí ocurrió en uno de los más aislados de todos.


💬Ver 0 comentarios