Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El agente investigador del asesinato del transexual en Loíza hace tres semanas, Miguel Álvarez, señaló que la pesquisa en este caso está adelantada y ya se ha identificado el hombre asesinado como Juan Carlos Crespo Molina, de 28 años.

Del mismo modo, informó que preliminarmente se estima que el asesinato está ligado a un robo y no a un crimen de odio.

Esta mañana, el activista de los derechos humanos Pedro Julio Serrano pidió celeridad en la investigación y que se tratara como un posible crimen de odio por la orientación sexual del perjudicado.

“No lo estamos viendo como un caso de odio. Todavía no está todo claro. Estamos investigado. Pero al parecer el móvil fue robo”, dijo el agente.

Serrano esta mañana había denunciado que ni se había provisto una identificación del transexual asesinado.

El activista dijo que en los pasados ocho meses, han ocurrido siete asesinatos de personas gays y transexuales y no ha habido una respuesta responsable y decidida por parte de las autoridades para frenar esta ola de violencia.

Esta mañana, Serrano exigió hoy a las autoridades policiacas a investigar la muerte a balazos que ocurrió en el sector Terraplén de Loíza.

“Ni tan siquiera se ha provisto una identificación de esta más reciente víctima transexual. En los pasados ocho meses, han ocurrido siete asesinatos de personas gays y transexuales y no ha habido una respuesta responsable y decidida por parte de las autoridades para frenar esta ola de violencia. Es hora de hacer justicia”, indicó Serrano.

Asimismo, el activista insistió en que se evalúe la muerte del transexual como una que pudo ser motivada por un crimen de odio.

Según el informe policiaco, un hombre vestido de mujer apareció baleado a orillas de la playa. Vestía una camiseta, ropa interior femenina y unas chancletas color plata.

Serrano recordó que desde el 2002 existe en Puerto Rico una ley para procesar aquellos crímenes que se cometan por prejuicio a la orientación sexual o la identidad de género de la víctima como crímenes de odio.

 “Al radicar el informe sobre el crimen, la Policía tiene que señalar la sospecha o certeza de que el crimen se haya cometido por prejuicio y la Fiscalía tiene que investigar el asunto para radicar cargos conforme a los hallazgos, si es cierto que fue cometido por prejuicio, se tendría que radicar como un crimen de odio”, declaró.


💬Ver 0 comentarios