Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Toda la información levantada por el CIC es compartida con el FBI, ya que los delitos podrían caer bajo jurisdicción federal. (horizontal-x3)
Toda la información levantada por el CIC es compartida con el FBI, ya que los delitos podrían caer bajo jurisdicción federal. (GFR Media)

La División de Homicidios del Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) de Vega Baja investiga desde el pasado viernes una querella radicada por la facultad de un colegio privado de Dorado contra uno de sus estudiantes de 17 años por supuestamente mostrar una conducta “violenta y morbosa” que atentaba contra la seguridad de la comunidad escolar.

Como parte de la pesquisa, el CIC le ocupó al padre del menor 17 armas cortas para la cual poseía licencia, informó el agente a cargo de la pesquisa, el sargento Edgardo Camacho.

El funcionario detalló a endi.com que la Policía emprendió la pesquisa luego de que la facultad del colegio les alertara de que el menor de edad supuestamente “había hecho unas expresiones en las redes sociales donde los comentarios eran alusivo a cometer actos violentos y convocaba a otros estudiantes a que se le unieran”.

El funcionario explicó que tales actos violentos presuntamente incluían, “entre otras cosas, tirotear el plantel, el colegio”.

Dijo que la facultad advino en conocimiento de tales comentarios una vez el joven realizó una presentación en su clase de geografía en la que creó un partido político y estableció cuáles serían sus propuestas. Se alega que el joven incluyó declararle la guerra a los Estados Unidos, asesinar a personas que no fuesen de ascendencia latinoamericana y matar a los ancianos de más de 80 años.  

“Hizo un proyecto de clase en donde aparentemente era basado en un partido político ficticio (Puerto Rico Fiesta Kakistogrático) y las cosas que recomendaba al país y todo era violento morboso, inclusive entrar en un tipo de conflicto con Estados Unidos. Era violento y morboso”, destacó Camacho.

Señaló que la Policía acudió a la casa del menor el mismo viernes, donde la madre accedió a que los agentes realizaran en su hogar un “allanamiento voluntario”. Fue entonces que se ocuparon las armas, propiedad del padre del menor y quien se encontraba de viaje al momento de los hechos. Además, se le ocupó el teléfono celular al menor de edad.

“La madre estaba sorprendida y se mostró muy cooperadora con la investigación”, dijo el sargento, al afirmar que desconocía si los padres le han buscado ayuda psicológica al estudiante.

Para no dañar la pesquisa, cuya jurisdicción podría ser asumida por el Negociado federal de Investigaciones (FBI, en inglés), Camacho no quiso precisar si el menor enfrentaba alguna enfermedad mental, era víctima de bullying, tuvo algún intento suicida o había mostrado signos de violencia en otra ocasión.

Dijo que entiende que el menor no acude a la escuela desde que se emprendió la pesquisa.

“Entendemos que la institución ha tomado sus medidas protocolares ante esta situación”, expresó.

La dirección de la escuela, en declaraciones escritas, sostuvo que "dada la naturaleza de los comentarios  y siguiendo los reglamentos del Departamento de Educación, el incidente fue notificado a las autoridades concernidas.  Estamos trabajando de cerca con las autoridades y llevando a cabo una investigación interna del incidente. Nuestra prioridad siempre ha sido y seguirá siendo la seguridad de nuestros estudiantes y la comunidad."

Por otro lado, el sargento Camacho informó que la Policía evalúa -con una serie de entrevistas- las verdaderas intenciones del menor al hacer las alegadas expresiones violentas.  

“Se sopesa por parte de la Oficina del Procurador de Menores que sea una broma de mal gusto por parte de este menor”, comentó.

También dijo que se analiza si este cometió alguna falta al utilizar medios electrónicos para hacer las supuestas expresiones violentas.

Toda la información levantada por el CIC es compartida con el FBI, ya que los delitos podrían caer bajo jurisdicción federal.

El procurador de menores asignado a la pesquisa es el licenciado Pedro de León, de Bayamón.

Hasta el momento, el menor permanece bajo custodia de sus padres


💬Ver 0 comentarios