Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

AGUADA - "Yo le pido a papá Dios que lo perdone. No voy hacer nada contra él", fueron las palabras de Ceferino Pérez, padre de la niña boricua muerta ayer en una balacera en la isla de St. Thomas, ante la noticia de que las autoridades mantenían detenido desde temprano a un sospechoso de haber participado en el tiroteo.


💬Ver 0 comentarios