El helicóptero Super Puma AS32C que utiliza la corporación pública actualmente requiere reparaciones. (horizontal-x3)
El helicóptero Super Puma AS32C que utiliza la corporación pública actualmente requiere reparaciones. (Archivo)

El gobernador Ricardo Rosselló activó a la Guardia Nacional de Puerto Rico para que brinde ayuda a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en tareas de emergencia de construcción y reparación de líneas de transmisión de energía eléctrica.

Esto debido a que el helicóptero Super Puma AS332C que utiliza la AEE se encuentra actualmente en proceso de reparación.

El director de generación de la AEE, el ingeniero Justo González, explicó que las labores de mantenimiento son obligatorias para cumplir con las regulaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés). Pese a que las inspecciones son rutinarias, una reciente avería hizo necesario el cambio de dos hélices en medio de tareas de mantenimiento por la temporada de huracanes. 

Por tanto, a petición de la propia Autoridad -y en previa conversación con la Guardia Nacional-, Rosselló Nevares firmó la orden ejecutiva 35 del 2017, con el fin de que un helicóptero UH-60 “Blackhawk” del cuerpo militar pueda asumir las tareas de reparación.

A no ser que surja una emergencia adicional, el helicóptero de la Guardia Nacional se utilizará estrictamente para reemplazar cinco postes ubicados en la zona montañosa cercana al bosque nacional El Yunque en el área este.

“Esto es un asunto de seguridad y confiabilidad para el área este. Es considerado una emergencia porque si hay una falla, el área este se puede comprometer”, indicó González.

No es la primera vez que se activa la Guardia Nacional para estos menesteres. Con su orden ejecutivo, Rosselló rescata textualmente la orden del 2011 firmada por el exgobernador Luis Fortuño.

 En ambas, el gobernador autoriza al ayudante general, en este caso, el general Isabelino Rivera, a incurrir en “aquellos gastos razonables inherentes a la activación de tropas y equipo”, como la compensación del personal de las Fuerzas Militares, comestibles y provisiones, combustible y aceites, primas de seguro y gastos de alquiler de vehículos, entre otros.

La AEE, por su parte, se verá obligada a reembolsar los gastos. Pese a que los fondos se sustraerán de la partida de operación y mantenimiento, González negó que descuadre el presupuesto de la AEE, pues “no es una tarifa tan diferente” a lo que comúnmente cuesta usar el helicóptero. “Es para una emergencia y lo vamos a usar lo mínimo posible, estrictamente para lo necesario”, dijo.


💬Ver 0 comentarios