Debido al proceso de cierre y consolidación de cuarteles, Ponce vio una reducción en precintos de cinco a dos:  La Villa y el Tuque. (GFR Media) (semisquare-x3)
Debido al proceso de cierre y consolidación de cuarteles, Ponce vio una reducción en precintos de cinco a dos: La Villa y el Tuque. (GFR Media)

El Negociado de la Policía de Puerto Rico comenzó esta semana el proceso de cierre y consolidación de cuarteles sin antes notificárselo a los alcaldes, comunidades y agentes afectados, confirmaron a endi.com los presidentes de las organizaciones de ejecutivos municipales y de dos gremios de la Uniformada, así como los líderes de varios de los pueblos afectados. 

De hecho, hasta esta tarde, el Negociado de la Policía no había emitido una expresión formal sobre las denuncias públicas emitidas desde ayer por los alcaldes de Coamo, Juan Carlos García Padilla, y de Cabo Rojo, Roberto Ramírez Kurtz, sobre el sorpresivo cierre de cuarteles en sus comunidades.

La portavoz de prensa, Karixia Ortiz, indicó que se reuniría esta tarde con el comisionado Henry Escalera, pero no prometió que publicarían el listado de los cuarteles incluidos en la consolidación ni que se daría información al respecto. 

Desde que comenzó el proceso de cierre y consolidación de cuarteles el pasado lunes, ha trascendido que, además de los dos municipios dominados por el Partido Popular Democrático (PPD), enfrenta el cierre de cuarteles el Municipio de Ponce, bajo el mandato de la alcaldesa novoprogresista María “Mayita” Meléndez.

De seis precintos policiacos en la Perla del Sur quedarán solo dos en funcionamiento, confirmó la portavoz de prensa de la localidad, Lourdes Martínez

Trascendió, además, -por comentarios que, supuestamente, le expresó el coronel Roberto Rivera al alcalde de Cabo Rojo- que la Unidad Montada de la Policía en toda la isla será eliminada.

Mientras, el presidente del Frente Unido de Policías Organizados (FUPO), Diego Figueroa Torres, reveló que entre los agentes se rumora que este viernes será cerrado el cuartel de Sabana Hoyo, en Arecibo. 

Endi.com entrevistó al alcalde novoprogresista y presidente de la Federación de AlcaldesCarlos Molina, quien indicó que desconocía de las movidas que estaba haciendo la Policía. Nunca mencionó que su pueblo fuese uno de los afectados.

“No tenemos una información concreta que nos haya llegado a los municipios. Tendré una reunión con el comisionado de la Policía para que nos dé información y eventualmente me expresaré”, sostuvo el líder de Arecibo, al revelar que la reunión sería entre el martes o miércoles de la próxima semana.

El presidente de la Asociación de Alcaldes y primer ejecutivo de Cayey, Rolando Ortiz, también afirmó que no tiene información de los cierres de cuarteles que ejecuta el Negociado de la Policía. 

“La información que ha trascendido es la de los compañeros y considero que es injusto, porque en ambos municipios el movimiento turístico depende de la seguridad pública”, manifestó Ortiz. 

El alcalde comentó que le ha enviado una carta a Escalera para que le informe todo lo relacionado a la consolidación de cuarteles. “Estamos solicitando también que se detengan estos procesos, porque se está afectando la seguridad de los pueblos”, dijo. 

Ortiz no precisó si su pueblo se verá impactado. Sin embargo, denunció que en Cayey “hay de uno a tres policías por turno, cuando en un momento teníamos 88 policías”.    

Ante esta desinformación que se tiene del proceso de cierre de cuarteles, el presidente de FUPO dijo estar indignado.  

“Este asunto nos ha tomado por sorpresa y básicamente nos indigna. Nos indigna que la administración de la Policía no está teniendo una comunicación directa y asertiva con los miembros de la Policía y si no lo tiene con los policías, menos lo van a tener con las comunidades que se van a ver afectadas”, criticó Figueroa Torres en entrevista telefónica con endi.com

El agente Ismael Rivera Román, presidente del Sindicato de Policías Puertorriqueños, también criticó el silencio que ha tenido la Uniformada en este asunto.

“Lo que está surgiendo, esto (el cierre de cuarteles), ellos lo han estado haciendo basado en el estudio de necesidad que se concluyó hace unos meses atrás. Habían hecho un plan, pero la ejecución la han hecho sin darle conocimiento a nadie. Lo que sabemos ha sido a través de los alcaldes y los mismos compañeros”, denunció. 

“Les damos la razón a los alcaldes, en el reclamo que ellos están llevando, porque esto ha sido de cantazo”, agregó.  

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció el plan para cerrar y consolidar cuarteles en marzo pasado, durante su mensaje de estado de situación. Sin embargo, el gobierno nunca  ofreció detalles sobre el proceso, más allá de que se había encomendado a la empresa Vision 2 Action un estudio (a un costo de $2.9 millones) para evaluar este proceso. 

No fue sino hasta anoche que surgieron las denuncias de los alcaldes de Coamo y Cabo Rojo sobre la situación que atravesaban sus pueblos. 

Los cierres en Cabo Rojo, Coamo y Ponce

La información revelada, hasta el momento, por los alcaldes o portavoces de los pueblos afectados, Cabo Rojo, Coamo y Ponce, es que el proceso de cierre de cuarteles comenzó el pasado lunes, 1 de octubre. 

Ramírez Kurtz dijo que se enteró por los comentarios que se hacían en la comunidad ante el cambio de rutina que se veía en los cuarteles de Cabo Rojo. Pero no fue hasta ayer que el coronel Rivera, del distrito de Cabo Rojo, le confirmó los cambios. 

“Van a cerrar la Montada de todo Puerto Rico y estos cambios deben estar realizados para el 1 de enero de 2019. Con eso se nos van ahí 21 policías”, comentó el alcalde, al señalar que ayer comenzaron el traslado de los caballos desde el cuartel de Combate hacia Bayamón.

Cabo Rojo también se quedará sin el cuartel de la División de Drogas, cuyas funciones recaerán sobre el cuartel de Mayagüez. El cierre dejará al pueblo sin otros 36 agentes, resaltó el alcalde. 

Como si fuera poco, Ramírez Kurtz afirmó que la Policía decidió sacar el cuartel de distrito del centro urbano y trasladarlo a donde estaba la División de Drogas, en Puerto Real. Dijo que ahora los agentes estarán a 25 minutos de distancia de la playa El Combate, una de las principales áreas turísticas del municipio. 

“Estos ajustes que han hecho, que no han consultado con nadie, es por la Reforma (de la Policía) y porque iban a eliminar la Policía Montada en Puerto Rico… La ciudadanía está preocupada, al igual que yo. Cabo Rojo salió en el 2015 la segunda ciudad más segura y en el 2018 la más segura de Puerto Rico. Ahora, por tú hacer el trabajo, esto ocurre, porque esto es un trabajo en coordinación con la Policía Municipal y la estatal”, sentenció el caborrojeño. 

Con estos cambios, “quedarían los 45 (policías) que tiene el distrito, más 36 que tiene la Policía Municipal” para prestar vigilancia en Cabo Rojo, precisó el alcalde.

Coamo, por otro lado, no pierde a los 10 agentes que tenía el cuartel del barrio Hayales que será cerrado, pues serán transferidos al cuartel del centro urbano. Sin embargo, el alcalde denunció que se han dejado a los barrios más distantes de su pueblo, así como de Barranquitas, Aibonito y Orocovis, sin supervisión directa.

El mandatario indicó que el cuartel no solo atendía a los coameños que viven a más de 40 minutos del centro urbano, sino que tenía a su cargo la ruta panorámica Luis Muñoz Marín, las vías hacia el Cerro Maravilla y Toro Negro, al igual que el mirador Villalba-Orocovis, desde donde se pueden observar la costas norte y sur de Puerto Rico.  

“No me han dado una razón ni me han llamado para decirme nada”, reprochó el ejecutivo popular, al señalar que con el cierre de ese cuartel no habrá economías, pues el edificio es del municipio y los gastos de agua y luz están en la cuenta del ayuntamiento. 

Es una decisión que debe revisar el gobernador. Suplico, a nombre de todos los residentes, que tome en consideración la distancia, el tiempo de respuesta en emergencias y mantenga el cuartel en funciones. Es un sector a 45 minutos del pueblo de Coamo, atender un llamado o hacer patrullaje preventivo será más costoso”, afirmó el hermano del exgobernador Alejandro García Padilla

Por su parte, la portavoz de prensa del municipio de Ponce detalló que la consolidación de cuarteles se ha realizado en coordinación con la alcaldesa. 

Martínez comentó que la funcionaria solo puso como condición que se aumente el patrullaje, que no se removieran agentes de la ciudad y que se mejorara la comunicación con la Policía Municipal. 

“Desde que comenzó el proceso hay cinco patrullas más en la calle”, alegó Martínez, al manifestar que por lo pronto se han cumplido con las exigencias de Meléndez. 

Ponce estaba dividido en los precintos de El Tuque, La Playa, Morel Campos, La Rambla, área urbana y Alta Vista. Sin embargo, debido al proceso de cierre y consolidación, solo quedarán los precintos de La Villa y el Tuque. La Ciudad Señorial es, además, la sede de la Comandancia de Ponce.


💬Ver 0 comentarios