Varios miembros de la Utier realizan a las afueras. (semisquare-x3)
Varios miembros de la Utier realizan a las afueras. (Xavier J. Araújo Berríos)

"Justicia reclamamos por nuestro compañero y hermano", coreaban hoy -cerca del mediodía- sobre 50 empleados de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier) frente al Cuartel General del Negociado de la Policía en Hato Rey. 

El gremio repudió cómo se llevó a cabo la investigación ante la desaparición del empleado de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Francisco Chevres Rivera

Chevres Rivera, de 47 años, fue reportado como desaparecido el pasado viernes, 19 de octubre. El último rastro del hombre fue su guagua -una Montero oro del 1998 de la marca Mitsubishi con tablilla DEJ-558- que permanecía chocada en la PR-165, kilómetro 21.1, de Dorado. 

La Uniformada retuvo dicho vehículo como prueba para hacerle las revisiones pertinentes.

Ayer, lunes, Chevres Rivera apareció en estado de descomposición dentro del auto antes mencionado. El cuerpo yacía en el compartimiento trasero. El transporte, tras haber culminado la revisión de escena, permanecía en la División de Tránsito del cuartel de Bayamón. 

"Queremos dejar claro, de forma inicial, nuestra indignación sobre el manejo del caso. También, sin embargo, queremos llevar un mensaje mucho más amplio", expresó Ángel Figueroa Jaramillo, presidente de la Utier, a endi.com.

"Las 'medidas de austeridad' que el país ha tomado tienen que ver en esto. No estoy eximiendo, claro, de su responsabilidad al oficial a cargo del caso. Intento profundizar en el análisis propio del momento", agregó.

Para Figueroa Jaramillo las sanciones propias del proceso serán determinadas por la familia y la justicia local. No obstante, la Utier determinó tres puntos a tomar en consideración para esclarecer este caso. 

"Pedimos escuchar a (Héctor) Pesquera, lo primero. Pedimos que sea transparente la investigación, lo segundo. Pedimos consecuencias y responsabilidades, lo tercero", soltó mientras marchaba. 

"No podemos centrarnos únicamente en el mal manejo del policía. Los recortes de austeridad están afectando a la isla",reiteró.

Recientemente, la Utier no ha podido comunicarse, a pesar de varios intentos, con los allegados de Chevres Rivera. No obstante, Figueroa Jaramillo extendió sus condolencias a la familia del infortunado. 

Chevres Rivera trabajaba en la oficina comercial de Palo Seco, Toa Baja. Se desempeñaba como celador de alto rango del áreade Servicios Técnicos. 

Trastocada la plantilla laboral

Un colega unionado del fenecido, identificado como Gabriel Figueroa, recordó en plena manifestación cuán "tremendo" era Chevres Rivera a nivel profesional y personal.  

"Él (Chevres Rivera) laboró sobre 23 años en la AEE. Era un excelente celador, nunca falló a sus responsabilidades. En el día a día, también tenía un gran sentido del humor", comentó el cobrador de cuentas atrasadas. 

"Todos los compañeros estamos aún en 'shock'. El pasado miércoles, hace tan poco tiempo, nos despedimos en el estacionamiento. Albergábamos la esperanza de encontrarlo sano y salvo. Ver en qué circunstancias fue hallado es realmente duro", agregó.

Al evento -que duró una hora y media apróximamente- se uniero otras organizaciones locales, por ejemplo: Pueblo Unido, Movimiento Nueva Reforma Laboral,  Sindicato de Trabajadores de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y se Acabaron las Promesas.


💬Ver 0 comentarios