Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

oscar (horizontal-x3)
Como parte de las condiciones impuestas, Oscar López Rivera sólo podrá salir de la residencia bajo autorización, por ejemplo para citas médicas. (Archivo/GFR)

WASHINGTON - Las autoridades carcelarias colocaron hoy en San Juan un grillete electrónico al prisionero político Oscar López Rivera, quien deberá estar permanentemente en arresto domiciliario hasta agotar su sentencia el próximo 17 de mayo.

“Está bajo una supervisión estricta”, dijo Jan Susler, abogada de López Rivera, después de que el preso independentista se reportó esta mañana en San Juan al centro asignado por el Negociado de Prisiones para vigilar a las personas que siguen bajo la jurisdicción del sistema carcelario estadounidense pero pueden vivir bajo arresto domiciliario.

López Rivera, el prisionero político puertorriqueño que más tiempo ha cumplido en cárceles estadounidenses, fue trasladado ayer de la cárcel de Terre Haute (Indiana) a Puerto Rico, para terminar de cumplir su sentencia confinado a la casa de su hija, Clarisa López Ramos.

Como parte de las condiciones impuestas, López Rivera sólo podrá salir de la residencia bajo autorización, por ejemplo para citas médicas y reportarse al centro que regula las condiciones de los presos que pueden terminar de cumplir sus sentencias fuera de la cárcel.

López Rivera no puede hacer comentarios públicos ni relacionarse con personas que han sido convictas de delito, lo que incluye a otros exprisioneros políticos.

El preso independentista fue convicto en 1981 principalmente de conspiración sediciosa, tras ser vinculado al grupo clandestino Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). En mayo se cumplirán 36 años de su arresto en un suburbio de Chicago, Illinois.


💬Ver 0 comentarios