Un policía investiga el tiroteo. (Gerald López Cepero)

El ataque a tiros que dejó a un hombre herido hoy en Fajardo provocó momentos de terror en la escuela elemental Gabino Soto, donde una bala llegó a entrar por una ventana hasta uno de los salones de clase.

Ningún estudiante o personal de la escuela resultó herido, mientras que el hombre al que iba dirigido el ataque recibió varios impactos de bala en distintas partes del cuerpo, por lo que fue transportado a una institución hospitalaria cercana.

Así lo informó el comandante del área de Fajardo, el teniente coronel José Díaz Portalatín.

“La bala cruzó una de las ventanas hasta pegar en la pizarra del salón de segundo grado”, indicó Díaz Portalatin.

“Gracias a Dios solamente había dos estudiantes en el salón a esa hora, pero me dicen que usualmente a esa hora hay más estudiantes”, agregó.

Por su parte, el comisionado de seguridad del Departamento de Educación, César González, informó que nadie de la escuela resultó herido.

“Sí, la bala logró entrar. Gracias a Dios, todo el mundo ahí estaba boca abajo en el área del suelo, como establece el plan de emergencia”, sostuvo González.

Díaz Portalatin identificó al herido como Natanael Acevedo Osorio, quien está en libertad supervisada por un caso de ley de armas.

De acuerdo con la Policía, la víctima, que tiene un grillete, salía de una oficina de un abogado cuando fue baleado.

“La información preliminar que tenemos es que salía de una oficina cuando pasó un vehículo y la emprendió a tiros. Entonces, brincó hasta la escuela”, dijo Díaz Portlatin.

De acuerdo con Díaz Portalatin y González, el perjudicado pedía entrar dentro del edificio, pero el guardia no se lo permitió por seguridad de los estudiantes, pues se desconocía lo que sucedía justo cuando acababa de ocurrir la balacera, por lo que permaneció en el patio del plantel.

Díaz Portalatin relató que el primer oficial en llegar también tiene preparación de paramédico, por lo que le pudo ofrecer los primeros auxilios, hasta que llegó la ambulancia.

El comandante indicó que estaba consciente y estable, al punto de que ayudó a montarse en la camilla.

La situación provocó que se activara el protocolo de desalojo de la escuela por la parte posterior.

González dijo se llamaron a padres y transporte escolar para recoger a los estudiantes, mientras que mañana se espera tener a personal de trabajo social para ofrecer apoyo a los alumnos y demás personal del plantel.

Según Díaz Portalatin, policías verificaron salón por salón y trataron de ayudar a calmar a los estudiantes que estaban más nerviosos.

“Se habló con ellos y los fueron calmando. Algunos estaban llorando. Imagínate. Gracias a papa Dios que puso la mano y no pasó a mayores”, manifestó Díaz Portalatin.


💬Ver 0 comentarios