Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El exsuperintendente de la Policía Pedro Toledo Dávila murió esta tarde de un infarto a sus 69 años, confirmó a El Nuevo Día, Stephen Álvarez, su ex oficial de prensa.

La familia informó mediante un comunicado de prensa que Toledo Dávila murió a eso de las 5:48 p.m. en el Hospital Auxilio Mutuo, a donde fue llevado tras sentirse mal de salud.

Los restos del exsuperintendente serán expuestos el miércoles 26 de diciembre a las 11:00 a.m. en la funeraria Ehret, en Río Piedras. Posteriormente, se informará el día y lugar del sepelio.

"La familia pide en estos momentos un espacio a los medios de comunicación para manejar todo este asunto y designó para el suministro de información a quien fuera su oficial de prensa en la Policía, Stephen Álvarez", lee el comunicado.


Antes, fue agente del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y supervisor de la División de Delitos Violentos de la Policía de Puerto Rico.

Rosselló lo nombró superintendente en 1993, y Toledo Dávila cobró notoriedad con su política de Mano Dura contra el Crimen, que incluyó la activación de la Guardia Nacional y la ocupación de los residenciales públicos, una estrategia que ha sido fuertemente criticada por diversos sectores de la sociedad.

Fue durante su mandato en la Policía que la cifra de asesinatos alcanzó uno de sus picos más altos, con 995 muertes violentas en el año 1994.


Toledo Dávila se retiró de la Policía cuando la exgobernadora Sila María Calderón inició su mandato, pero regresó en el 2005 tras ser nombrado por el entonces gobernador popular Aníbal Acevedo Vilá.

Durante los pasados años, estuvo retirado de la vida pública, aunque en ocasiones se hacía disponible para opinar sobre la alta incidencia criminal y los planes para manejarla o para defenderse de algúns eñalamiento contra su gestión.


💬Ver 0 comentarios