El proyecto de la cámara 1381 establece los agentes de la Policía podrán exigirles a los conductores someterse a pruebas de detección de sustancias controladas si se identifica una sospecha. (GFR Media) (semisquare-x3)
El proyecto de la cámara 1381 establece los agentes de la Policía podrán exigirles a los conductores someterse a pruebas de detección de sustancias controladas si se identifica una sospecha. (GFR Media)

El gobierno anunció la firma del proyecto de la cámara 1381, que establece los agentes de la Policía podrán exigirles a los conductores someterse a pruebas de detección de sustancias controladas si se identifica una sospecha, mediante unas pruebas preliminares de campo, de que la persona está intoxicada.

La directora de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, Darelis López Rosario, explicó que entre julio y agosto comenzarán a adiestrar a los policías estatales y municipales sobre este nuevo estatuto y las pruebas de campo que permitirán determinar si hay una sospecha fundada de que el conductor no está apto para conducir.

“Ese proyecto fue firmado hoy e incluye el desarrollo de una herramienta para la Policía de detección de conductores bajo sustancias controladas. Ya se hacía la prueba de aliento, pero faltaban herramientas para detectar sustancias controladas”, dijo López Rosario.

“Muchas veces los policías hacían pruebas de aliento y sangre y daban negativo, pero el policía se quedaba con la impresión de que el conductor estaba bajo los efectos de sustancias controladas, pero no podían hacer nada. Ahora, el policía, después de hacer la prueba de aliento podrá pedir una prueba de sangre”, sostuvo, por su parte, la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced.

La titular de Justicia indicó que, al igual que pasa con los casos de embriaguez, los agentes tendrán que acudir al tribunal para eximir una orden de registro y allanamiento que obligue al conductor a someterse a esta prueba. El caso se sostendrá con las pruebas sintomáticas preliminares que el agente deberá identificar en el conductor para poder procesar la petición de la orden.

La medida también establece una pena carcelaria para aquellos conductores que hayan sido convictos por guiar bajo los efectos de sustancias controladas. Actualmente, los conductores pueden obtener algún tipo de programa de rehabilitación o desvío en caso de una segunda infracción.

Del mismo modo, la iniciativa, que enmienda la Ley de Tránsito, extiende de dos a tres años el periodo de gracia que tiene un conductor para renovar la licencia ya expirada sin la necesidad de tomar nuevamente los exámenes de conducir.

Las expresiones de las funcionarias ocurrieron tras una reunión en La Fortaleza del grupo de trabajo que atiende los asuntos de seguridad en el gobierno.


💬Ver 0 comentarios