(horizontal-x3)
Como parte de la incautación, se arrestó a tres personas. (Archivo)

La Guardia Costera anunció esta mañana que interceptó la entrada a Puerto Rico de un cargamento de 1,140 kilos de cocaína durante una intervención el viernes pasado a 50 millas al norte de la costa de Loíza.

Al momento de interceptar el cargamento compuesto por 38 fardos, se arrestó tres individuos de nacionalidad dominicana. La identidad de los indivduos no fue revelada al momento.

Según indicó esta mañana el fiscal Máx Pérez Bouret en una conferencia de prensa conjunta de la Guardia Costera y la fiscalía federal, los arrestados serán acusados criminalmente por posesión con intención de distribuir cocaína. Se exponen a una pena carcelaria de un mínimo de 10 años hasta cadena perpetua, además de multas por $8 millones.

El cargamento, transportado en una lancha de 30 pies desde un punto de América del Sur que no fue precisado, fue valorado en $28.5 millones, de acuerdo a las autoridades federales.

“Esto no es un palo que damos y se acabó”, dijo Pérez Bouret al explicar que de intervenciones como esta suele surgir inteligencia que ayuda a las autoridades a combatir organizaciones de narcotraficantes. “Puerto Rico es considerado la tercera frontera de Estados Unidos. Hay un trasiego enorme de sustancias controladas que viene de Sur América y el Caribe a Puerto Rico”.

Se estima que el kilo de cocaína en Puerto Rico tiene un valor en la calle de entre $22,000 y $26,000. Ese precio aumenta en la medida en que se mueve a Estados Unidos. 

Se informó que personal de la Patrulla Fronteriza intervino con los individuos y luego se activó la embarcación Tezanos, de la Guardia Costera, para diligenciar los arrestos.

El fiscal no precisó si los detenidos habían sido intervenidos previamente por las autoridades federales.

En diciembre pasado las autoridades interceptaron un cargamento de 500 kilos de cocaína y al mes siguiente se sacó de circulación un envío de 1,600 kilos. A preguntas de este medio, Pérez Bouret dijo que no ha detectado un aumento en el tráfico de droga a Puerto Rico, pero sí un aumento en el número de incautaciones.

Los individuos arrestados no tienen un estatus migratorio legal en Estados Unidos y navegaban en una lancha que no estaba registrada.

Se estima que solo el 20% de la droga que llega a Puerto Rico se mantiene en la isla. El resto es movido a ciudades en Estados Unidos como Miami, Nueva York, Rochester y Filadelfia.


💬Ver 0 comentarios