(semisquare-x3)
Héctor Pesquera. (Ramón “Tonito” Zayas)

El presidente de la local 2099 de Servidores Públicos Unidos, que agrupa los empleados del Negociado de Ciencias Forenses (NCF), Carlos Vélez, se expresó optimista con que mejoren las condiciones de trabajo en la dependencia luego de que ayer el secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, se reuniera en la tarde, y por primera vez, con toda la matrícula.

“La interacción con los empleados fue positiva. Estábamos esperando para hablar con él”, dijo Vélez a El Nuevo Día.

Entre otras cosas, Pesquera se comprometió con firmar una orden administrativa para igualar las licencias de vacaciones y días de enfermedad que acumulan los empleados con los que se acumulan en la Policía, que son 2.5 días de vacaciones al mes y 1.5 días de enfermedad. En el NCF se acumulan 15 días de vacaciones al año y un día mensual por enfermedad, todo esto por disposición de la Ley 26-2017, conocida como como la Ley de Cumplimiento con el Plan Fiscal.

Karixia Ortiz, portavoz del Departamento de Seguridad Pública (DSP) aclaro que un cambio como ese tiene que ser legislado.

"El secretario sí dijo que estaba comprometido para realizar las revisiones y cualquier gestión a su alcance para luchar y mejorar los beneficios de los empleados del NCF, y de todos los negociados", destacó.

El titular del Departamento de Seguridad Pública explicó en la reunión el acuerdo de colaboración alcanzado entre el Recinto de Ciencias Médicas (RCM) y el NCF. Los empleados le presentaron inquietudes de varias divisiones como recibo y entrega de cadáveres y se le llamó la atención sobre el incierto futuro de 37 empleados transitorios cuyos contratos vencen el 31 de diciembre.

Entre estos empleados hay investigadores forenses, serólogos, químicos, balísticos, recibo de evidencia y entrega de cadáveres. En los pasados meses, cinco transitorios del grupo original presentaron sus cartas de renuncia y Vélez argumentó que algunos de los 37 restantes ya cualifican para recibir una plaza regular.

Pesquera también dijo estar disponible para reunirse con la unión. Vélez dijo que se solicitaría ese encuentro.

De otra parte, Vélez puso en duda el verdadero impacto en las operaciones de la dependencia el destaque de estudiantes de medicina que realizarían por los próximos dos años autopsias en casos no criminales.

Según un acuerdo anunciado el miércoles, un total de 11 estudiantes del RCM podrán realizar hasta 20 autopsias cada uno mensualmente. Sin embargo, Vélez dijo que entre el 50% a 60% de los cuerpos que llegan al NCF corresponden a casos criminales y de 10 patólogos, sólo dos pueden trabajar casos criminales.

El resto son tres patólogos regulares y cinco trabajan allí por contrato. Según Vélez, al ser empleados por contrato no pueden realizar casos criminales ya que están impedidos de prestar testimonio bajo su estatus laboral en tribunales.

Karixia Ortiz, portavoz del DSP, ofreció otros números. Dijo que los cinco patólogos regulares pueden realizar casos criminales, al igual que dos de los cinco patólogos por contrato.

"Esos dos tienen una jornada de trabajo y la acreditación les dice que no pueden tomar más de 200 casos al año", apuntó Vélez al argumentar que la presencia de estos estudiantes no permitirá que los patólogos puedan concentrarse en muertes violentas. "Ellos (los dos patólogos que trabajan casos criminales) tienen una jornada de trabajo, necesitan su tiempo de descanso, trabajan cinco días a la semana y tienen dos libres y tienen vacaciones".

Según dispone la ley orgánica del Departamento de Seguridad Pública (Ley 120-2017), sólo patólogos forenses y médicos forenses auxiliares pueden realizar autopsias. La ley mandata estos procedimientos de autopsia en ciertos casos específicos.

Los estudiantes del RCM trabajarían otras muertes como son accidentes fatales y algunas muertes naturales. "Pero la mayoría de los casos aquí son muertes violentas", apuntó Vélez, quien refutó expresiones vertidas el miércoles por Pesquera, quien dijo que hay 47 cuerpos en el NCF con autopsias listas, pero sin ser identificados. 

"A un cuerpo no se le puede hacer la autopsia sin que esté debidamente identificado", dijo Vélez.

Según el líder sindical, si bien la experiencia para los médicos residentes en el NCF es buena, en el acuerdo suscrito entre el DSP y el RCM no hay una cláusula que obligue a esos estudiantes a continuar trabajando con la institución. 

"Es un parcho. Dicen que es por un periodo de dos años. Estamos preparando al patólogo, pero no hay una cláusula que evite que se vayan para Estados Unidos", dijo.

Vélez denunció, de otra parte, que el subcomisionado Héctor Figueroa fue nombrado en días recientes sin tener la preparación académica requerida como comisionado interino del NCF, ante la ausencia de la comisionada interina Luz Silva. Esta estará fuera del país hasta el 26 de noviembre. En efecto, la Ley 20-2017, que creó el DSP, dispone que el comisionado del NCF tiene que ser un patólogo forense, mientras que Figueroa sólo cuenta con un bachillerato en biología.

Sin embargo, la postura del DSP es que sólo el comisionado nombrado, en este caso Silva, tiene que cumplir con el requisito de preparación académica.


💬Ver 0 comentarios