(semisquare-x3)
Maldonado indicó que la estrategia busca atajar los crímenes violentos dentro o en las inmediaciones de los negocios. (ESPECIAL EL NUEVO DIA / ALBERTO BARTOLOMEI)

El gobernador Ricardo Rosselló ordenó la creación inmediata de una unidad, dirigida desde La Fortaleza, que servirá como apoyo al Departamento de Justicia y otras agencias en el proceso de detectar el lavado del dinero a través del narcotráfico.

Se trata de una estrategia distinta -aunque no nueva- de atacar la criminalidad, pero enfocada en la atención en negocios, grandes y pequeños, que han sido identificados como frentes utilizados por narcotraficantes para lavar el dinero generado por actividades ilícitas, dijo, en entrevista con El Nuevo Día, el secretario de la gobernación, Raúl Maldonado.

El funcionario indicó que la Unidad de Investigaciones de Lavado de Dinero e Investigaciones Administrativas en las Agencias servirá como apoyo a otras dependencias como el Departamento de Justicia, que cuenta con su División de Crímenes Económicos.

Maldonado explicó que la lógica detrás de la iniciativa, es que así se pueden atajar los crímenes violentos, como lo son los asesinatos, que ocurren dentro o en las inmediaciones de negocios financiados por narcotraficantes.

La unidad estará al mando de Héctor González, exsubdirector del FBI en la ciudad de San Antonio, Texas y actual enlace de La Fortaleza con el FBI en Puerto Rico.

En días recientes, personal de Hacienda, de la Autoridad de Energía Eléctrica y de la Policía ha estado impactando negocios, mayormente de bebidas alcohólicas, inspeccionando y revocando permisos -como de venta de alcohol y cigarrillo- y conexiones de electricidad. En total, han sido 13 negocios con multas que superan los $100,000.

El razonamiento es que, a través de esas intervenciones, se pueden ocupar armas de fuego y drogas. También se ordenó el cierre, por la vía judicial, del negocio Zokkus, en lsla Verde, frente al cual ocurrió una balacera el domingo Día de Reyes.

Se indicó que el negocio no era operado de acuerdo a su permiso de uso.

“Recogemos la información del dueño, quién emitió la licencia y (verificamos) si el permiso de uso es el correcto”, dijo Maldonado, exsecretario de Hacienda. Con la revocación de estas licencias o el corte de energía eléctrica, como ocurrió en dos locales intervenidos en los pasados días, prácticamente hace inoperante el negocio.

Entonces entra la segunda fase.

“Revisamos quién es el dueño del negocio, de dónde sale el dinero y verificamos las planillas y ahí hacemos un enfoque completamente integral, así que se imponen multas de $20,000 y al otro día el negocio está abierto”, explicó.

Reconoció que el rápido pago de multas cuantiosas representa una bandera roja que delata que se trata posiblemente de narcotráfico y no de un comerciante que vive de sus ventas o servicios, sino de una actividad que quiere ocultar.

Según Maldonado, los hallazgos de esta unidad serán referidos al Departamento de Justicia o al FBI, de acuerdo a su magnitud. Enfatizó en que no sólo se busca procesar al narcotraficante, sino también al comerciante que prestó su negocio legítimo como lavadora de dinero sucio.

Maldonado reconoció, sin embargo, que el lavado de dinero a gran escala no se produce en los negocios pequeños, como lo son barras o colmados, sino en negocios de alto perfil, las bienes raíces y dentro de la industria de los botes. Aseguró que la unidad creada cuenta con especialistas financieros para también atacar estos negocios de alto perfil.

“Pero ahora es impacto inmediato. Las investigaciones de activos como son propiedades inmuebles más lujosas requieren más labor de inteligencia y análisis financiero. Es un trabajo que toma más tiempo. Lo que hemos hecho es entrar al negocio en que es más puntual la actividad criminal, allí encontramos las cuentas de banco y seguimos el dinero”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios