(semisquare-x3)
Desde octubre de 2018, han interceptado a más de 400 migrantes y detenido varios intentos de introducir contrabando de narcóticos por mar. (GFR Media)

La Guardia Costera repatrió ayer a 22 migrantes dominicanos a un buque de la Armada de la República Dominicana tras interceptar una yola el sábado, a unas 20 millas náuticas al noroeste de Isla de Mona, se informó hoy mediante un comunicado.

Según el parte de prensa, durante un patrullaje de rutina el viernes en el Canal de la Mona, la tripulación de un avión Guardacostas HC-144 de la Estación Aérea de Miami detectó una embarcación de unos 35 pies, con un número indeterminado de pasajeros a bordo, que se dirigía hacia Puerto Rico.

El escampavía de respuesta rápida Joseph Napier -con puerto en San Juan- interceptó la yola el sábado por la mañana y su tripulación embarcó a 24 hombres y una mujer que viajaban a bordo. El teniente John Schulz, oficial al mando del Joseph Napier, destacó que la embarcación carecía de todos los equipos de seguridad requeridos y operaba sin luces de navegación.

Mientras, otros tres migrantes interceptados enfrentan a un posible enjuiciamiento federal por la oficina de la Fiscalía de Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, por intentar ilegalmente volver a entrar a la nación estadounidense.

El oficial de Asuntos Públicos de la Guardia Costera en San Juan, Ricardo Castrodad, recordó que desde el 2006, se utiliza tecnología biométrica para archivar huellas dactilares y fotos de los migrantes durante las intervenciones.

“Esas personas que reflejan que son reincidentes que muestran haber cometido algún tipo de delito previo, comenten un nivel de ofensa mayor y por eso son traídos a ser procesados criminalmente”, explicó en entrevista con este medio. En esta ocasión, los individuos habían sido interceptados en ocasiones previas y fueron entregados a la Patrulla Fronteriza en Mayagüez y permanecen en custodia federal en espera de posible radicación de cargos.

Leve aumento de intervenciones

Según el oficial, el mantenimiento de un historial de migración ha propiciado la disminución de migrantes que intentan llegar a Puerto Rico, de unas 7,000 a 12,000 personas (antes de 2006) a 1,000, aproximadamente.

No obstante, reconoció que han observado un leve aumento en la cantidad de embarcaciones interceptadas desde junio de 2018. En enero de este año, por ejemplo, interceptaron cuatro embarcaciones para un total de 128 migrantes detenidos.

Mientras, desde el 1 de octubre de 2018, ha interceptado a más de 400 migrantes y detenido varios intentos de introducir contrabando de narcóticos por mar. El año fiscal de la Guardia Nacional culmina en octubre.

En contraste, para el 1 octubre de 2016 al 30 de septiembre de 2017, la Guardia Costera, junto a las agencias asociadas del orden público federal y del gobierno local, interceptaron -en el mar o en tierra- a 969 migrantes. Mientras, del 1 de octubre de 2017 al 30de septiembre de 2018, se interceptaron aproximadamente a 1,400 indocumentados.

“(El aumento) se puede deber a un sinnúmero de factores, entre ellos, después del huracán María, los rumores de que hay trabajo disponible para personas en Puerto Rico en los esfuerzos de recuperación. Eso es un mensaje errado porque una persona que entra ilegalmente en un país no va a tener la facultad de trabajar legalmente”, subrayó Castrodad.


💬Ver 0 comentarios