La nueva sede ubica en la PR-308, kilómetro 3.8 del barrio Puerto Real, en Cabo Rojo. (semisquare-x3)
La nueva sede ubica en la PR-308, kilómetro 3.8 del barrio Puerto Real, en Cabo Rojo. (Wanda Liz Vega Dávila)

El cuartel de la Policía de Cabo Rojo, que estaba en la calle José de Diego #3, estrenó hoy su nueva ubicación tras el anterior estar en condiciones precarias, según el comandante del área de Mayagüez, Roberto Rivera Miranda.

Luego que la División de Drogas y Narcóticos de Cabo Rojo fuera eliminada para ser consolidada con la de Mayagüez, la estructura quedó vacía. Con el espacio abierto, ya que el antiguo edificio del cuartel de Cabo Rojo estaba en una situación precaria, el cuerpo policiaco tomó la decisión de trasladarlo a la nueva sede en la PR-308, kilómetro 3.8 del barrio Puerto Real.

"Como parte de la reforma de la policiaca de Puerto Rico, se exige la eliminación y consolidación de estructuras. En ese sentido el cuartel de lo que era la División de Drogas de Cabo Rojo se unió a Mayagüez y el siguiente paso era mover el cuartel de Cabo Rojo", explicó Rivera Miranda.

Según abordó sobre el nuevo edificio que pertenece a la Administración de Edificios Públicos, se trata de una estructura más moderna y más espaciosa que cuenta con lo que la reforma policíaca solicita. Esto incluye que sus celdas estén funcionando enteramente, lo que no era así en la estructura antigua.

"Ya no reunía los requisitos para seguir en funciones. No era seguro ni para el visitante ni para el personal", añadió el teniente coronel.

A la recién estrenada ubicación se movilizó todo el personal, que incluye más de 45 efectivos, pero aún se encuentran en proceso de mudanza por equipos que se quedaron en el viejo cuartel.

"Todavía estamos haciendo el retén (del espacio) porque quedan alguna cositas, pero ya está la mayoría mudado. Mientras tanto, está bajo vigilancia en lo que cerramos los portones, pero este semana ya debemos estar cerrando para entregar la llave", informó el comandante.

El policía desconoce qué se hará con el espacio vacío del antiguo cuartel que pertenece al Negociado de la Policía de Puerto Rico, pero aseguró que la mudanza del personal era enteramente necesaria.

"La gente siempre tiene su recelo porque piensa que ahora los agentes estarán más lejos, pero los servicios van a continuar... Usted llama y el patrullero va a llegar", aseguró Rivera Miranda.


💬Ver 0 comentarios