“Ha hecho un trabajo ante unas circunstancias muy difíciles, le tengo gran respeto a Héctor Pesquera”, dijo el gobernador. (semisquare-x3)
“Ha hecho un trabajo ante unas circunstancias muy difíciles, le tengo gran respeto a Héctor Pesquera”, dijo el gobernador. (Gerald López Cepero)

Como respuesta inmediata para atender la crisis en seguridad que atraviesa el país, el gobernador Ricardo Rosselló anunció ayer la celebración de una cumbre, la intención de colaborar más con las agencias federales y la petición de fondos adicionales a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

La cifra de asesinatos en lo que va del 2019 se elevó ayer a 18 tras registrarse un tiroteo, a las 4:56 p.m., en la avenida José de Diego, en Puerto Nuevo. Mientras, el Día de Reyes inició, para los vecinos de Isla Verde, en medio de una lluvia de disparos que sembraron el terror en una carretera marginal, donde sicarios abrieron fuego pasadas las 8:00 a.m., dejando un muerto y un herido.

“Esto es alarmante, cuando uno ve estas imágenes uno sabe que la gran mayoría del pueblo de Puerto Rico está en contra de la violencia, la rechaza, y obviamente afecta nuestra calidad de vida”, dijo Rosselló durante una entrevista radial en la emisora Z-93.

“A corto plazo, ya tenemos una serie de estrategias, algunas de las que puedo divulgar, pero otras que no se pueden discutir por el asunto de que entonces se pierde el elemento sorpresa. Lo que sí es importante y sí vamos a trabajar es una cumbre de seguridad pública que vaya paralelo con un esfuerzo, hacer una serie de iniciativas como las que hicimos en Loíza o en Ponce”, abundó.

El primer ejecutivo rechazó las críticas que se han hecho sobre la integración del Departamento de Seguridad Pública (DSP), que está compuesto por siete agencias. “Esos procesos toman tiempo”, aseveró.

Sobre el jefe del DSP, Héctor Pesquera, dijo que tiene su “total respeto”. “Ha hecho un trabajo ante unas circunstancias muy difíciles”, señaló.

El Nuevo Día solicitó datos adicionales sobre la cumbre de seguridad que se celebraría, pero al cierre de esta edición la petición no había sido respondida.

Solicitan refuerzos

Ante el recrudecimiento de la violencia cuando apenas comienza un nuevo año, un grupo de alcaldes -populares y penepés- ha recurrido a medidas internas que incluyen la contratación de seguridad privada y aunar esfuerzos municipales para, junto con la Policía estatal, atender la seguridad en sus pueblos.

“Tenemos que ver la posibilidad de que los municipios se encarguen del día a día en sus pueblos y que la Policía, ya que está limitada de recursos, se encargue de las avenidas principales”, dijoel alcalde de Cataño, Félix Delgado Montalvo.

En octubre, el ejecutivo municipal creó lo que denominó el Centro Satélite de Seguridad, que agrupa a la Policía Municipal, Manejo de Emergencias y Emergencias Médicas.

Delgado Montalvo reconoció que no todos los ayuntamientos cuentan con policías municipales, por lo que recalcó en la importancia de que los alcaldes sean integrados en la cumbre que anunció Rosselló.

Contrario a la Policía Municipal de Cataño -que cuenta con 54 efectivos-, el ayuntamiento de Aibonito depende exclusivamente de la seguridad estatal, señaló su alcalde, William Alicea. Por eso, han tenido que echar mano a otras estrategias.

Mencionó que, por ejemplo, les requieren a los dueños de establecimientos tener seguridad privada. Reconoció, además, que la ubicación de la comandancia de la Policía sirve como paliativo.

En Jayuya, el escenario es otro. Es un pueblo pequeño, ubicado en el centro de la montaña, que cuenta con 16 policías estatales complementados con ocho municipales, dijo el alcalde Jorge González.

“Aquí se hace de tripas corazones”, lamentó el alcalde.

González pidió más diligencia de la División de Drogas de la Policía. Su comentario ocurre luego que este fin de semana asesinaran a un sujeto, proveniente de Manatí, que se ubicó en el residencial La Montaña, de Jayuya. González atribuyó el asesinato a la lucha entre bandas por el control de los puntos de drogas.

“Aquí todo el mundo se conoce, (por lo que) es bien fácil actuar. Lo que hay que hacer es tomar acción”, sentenció.

Y eso, precisamente, hizo el alcalde de Caguas, William Miranda Torres, quien ante el alza en la criminalidad, optó por hacer ajustes al plan de seguridad.

“Todas las unidades de la policía del área de Caguas estarán destacadas principalmente en el turno nocturno, que contará con unidades adicionales”, anunció Miranda Torres por escrito.


💬Ver 0 comentarios