(semisquare-x3)
Ricardo Rosselló, gobernador de Puerto Rico. (Luis Alcalá del Olmo)

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, junto al comisionado del negociado de la Policía del Departamento de Seguridad Pública de la isla, Henry Escalera Rivera, anunció el miércoles que dicho cuerpo comenzará con la implementación de un proyecto piloto para que los oficiales porten cámaras en su uniforme para recopilar la información de cada intervención que realicen.

El comienzo de la implementación del proyecto piloto surge tras la aprobación de la propuesta otorgada por el Instituto Nacional de Justicia del Departamento de Justicia Federal, que incluye la concesión de 246.713 dólares como inversión para la fase inicial.

"Esta iniciativa confirma nuestro compromiso con la reforma de la policía para proteger los derechos civiles de nuestros ciudadanos", expresó el gobernador en un comunicado.

El primer mandatario añadió que "el propósito de este proyecto es que por medio de la tecnología se puedan captar y analizar como evidencia las imágenes y el sonido de parte del proceso de una intervención civil, criminal o de tránsito. La prueba obtenida pudiera ser parte de una investigación criminal o administrativa".

Asimismo, Rosselló sostuvo que "con las evaluaciones que se realizarán de los procedimientos, buscamos mejorar estas intervenciones que se hagan durante el proyecto piloto, y que futuras investigaciones cuenten con evidencia y herramientas útiles para su seguimiento".

El proyecto piloto comenzará con la identificación de unos 150 oficiales del Negociado de Tránsito de las áreas policiacas de Caguas, Carolina, San Juan y Bayamón.

Por su parte, Escalera sostuvo que "en la fase de prueba se determinó que fueran con oficiales de tránsito porque entendemos que son los que constantemente tienen una interacción directa con el ciudadano, además de que se exponen a diversos tipos de intervenciones en diversas instancias públicas. Esto nos permitirá monitorear, analizar y corregir las prácticas de los oficiales con los ciudadanos en casos en que se infrinja la ley".

El oficial portará la cámara a la altura del pecho en el uniforme.

Su uso y el contenido que se genere estará regulado por medio de una orden general.

Además, se requerirá un adiestramiento y el oficial recibirá evaluación constantemente por un comité durante la vigencia de la propuesta.

El comité evaluador del proyecto estará compuesto por representantes de diversos grupos de la ciudadanía.

Además, el Asesor de Cumplimiento Técnico y el Departamento de Justicia Federal serán partícipes del evalúo de la política, así como del proceso de implementación y ejecución.

El comisionado añadió que el proyecto de las cámaras corporales en los oficiales del orden público permitirá que la tecnología de avanzada sea parte de los cambios en la uniformada pues aportará un mayor nivel de transparencia y de rendición de cuentas.

"Igualmente, es un requerimiento del proceso del Acuerdo de Reforma Sostenible de la Policía lo que aporta al proceso de cumplimiento. Este paso, sin lugar a duda, eleva los estándares de la gestión policiaca, nos pone a la vanguardia y al nivel de las prácticas de otras jurisdicciones de Estados Unidos", agregó Escalera Rivera.

De igual forma, no descartó que el proyecto pueda extenderse paulatinamente a otras áreas y a más miembros de la fuerza en la medida en que se obtengan los resultados positivos esperados al momento de la puesta en práctica de esta nueva estrategia de ley y orden. 


💬Ver 0 comentarios