Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Ortiz recordó que durante el 2013 y el 2016, se registró la reducción más grande de los delitos Tipo 1 en tres décadas por la ejecución de un "plan anticrimen exitoso". (GFR Media)

El representante popular, Jesús Manuel Ortiz, reclamó hoy al gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, que convoque "de inmediato" una cumbre anticrimen de emergencia en la que se le sometan recomendaciones específicas en tres días de trabajo para atender el serio problema de asesinatos, robos, escalamientos y carjacking que vive la isla.

Ortiz sostuvo que en ese grupo de trabajo deben incluirse los jefes de agencias de seguridad pública, expertos en el tema de seguridad dentro y fuera del gobierno, la academia, fiscales, las agencias federales, legisladores y todos los pasados superintendentes de la policía, los exsecretarios de Justicia y Corrección, así como alcaldes y comisionados de seguridad municipal.

"Sencillamente se acabó el tiempo y la paciencia del pueblo. El incremento desmedido de los asesinatos, escalamientos y 'carjackings' evidencian que estamos ante una ola criminal que mantiene en peligro a los ciudadanos y pone de manifiesto la ausencia de un plan anticrimen efectivo que detenga la violencia y restituya el orden social que el país necesita" indicó en un comunicado.

"Es hora de escuchar otras voces que puedan aportar en este esfuerzo, particularmente, si han tenido éxito implantando sus ideas", indicó el legislador del PPD.

El portavoz del PPD en la Comisión de Seguridad Publica apuntó que ese grupo de trabajo debe someterle al primer ejecutivo recomendaciones inmediatas para detener los delitos de violencia en los lugares públicos y comunidades.

Ortiz enumeró varias iniciativas que podrían ser evaluadas por el gobernador para atender la crítica situación.

Entre ellas se encuentran activar la Guardia Nacional, aumentar los efectivos en los Task Force federales de armas, sacar a la calle a los efectivos de las Unidades de Operaciones Tácticas, SWAT; y Seguridad y Protección -que suman unos 250 efectivos y que permanecen acuartelados la mayoría del tiempo- para reforzar la vigilancia preventiva áreas de alta incidencia o de alto movimiento de ciudadanos tales como los centros comerciales, escuelas, gasolineras, bancos y zonas comerciales.

Ortiz recordó que durante el 2013 y el 2016, se registró la reducción más grande de los delitos Tipo 1 en tres décadas por la ejecución de un "plan anticrimen exitoso".

Los delitos Tipo 1, dijo, bajaron de 62.612 en el 2012 a 40.635 en el 2016, una reducción de 21.977 delitos o un 35 por ciento menos.

"Un plan anticrimen efectivo no puede descansar en una sola persona ni una sola estrategia. Depende de la unión de recursos e ideas que conlleve la integración de estrategias en la prevención, el procesamiento y la rehabilitación. Por eso, esperamos que nuestro llamado respetuoso al gobernador, reciba la respuesta que el país necesita", concluyó Ortiz. 


💬Ver 0 comentarios