Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

CAGUAS - No cumplirá cárcel y tampoco llevará grillete. Sin embargo, el exalcalde de Cidra, Ángel “Wiso” Malavé Zayas, convicto por nueve cargos de actos lascivos, no se pudo librar de que su nombre figure de forma permanente en el Registro de Ofensores Sexuales.

En una histórica vista que el pueblo pudo presenciar hoy, miércoles, en directo a través de plataformas multimediales y en televisión - el juez superior Daniel R. López González le impuso una pena de nueve años y siete meses en sentencia suspendida, de los cuales el primer año, Malavé Zayas lo cumplirá en restricción domiciliaria.

El magistrado dijo que el convicto no podrá salir de su casa, salvo a citas médicas, para lo cual tiene que pedir autorización previa a su oficial sociopenal. El juez, sin embargo, no le impuso un horario para sus salidas, ni ordenó que se le imponga supervisión electrónica.

López González dijo por voz de la Oficina de la Administración de Tribunales que la ley no requiere supervisión electrónica en los casos en etapa post sentencia y que sólo aplica cuando la persona está bajo fianza, en algunos casos en los que es mandatoria.

En tanto, lvette Aponte Nogueras, quien integra la defensa de Malavé Zayas, sostuvo que le toca a la oficial probatoria monitorear a su representado. “Él puede visitar a sus vecinos inmediatos, lo que no puede es ir a la plaza pública”, señaló la abogada.

Como parte de la sentencia, el juez dijo que el convicto debe someterse a pruebas de dopaje periódicas que deberá costear y acogió la recomendación del informe pre sentencia de que el exalcalde novoprogresista se someta al Programa Especializado de Rehabilitación para Ofensores Sexuales y será incluido en el Registro de Ofensores Sexuales. El magistrado dispuso también que Malavé Zayas no puede acercarse a las víctimas, ni a sus familiares.

Mientras escuchaba la sentencia, Malavé Zayas, de 74 años de edad, se mantenía cabizbajo y con sus manos en el rostro. Aunque se le vio tomar notas en un papel, el juez no le preguntó si haría uso de su derecho de alocución. Cuando salió de la sala judicial, Malavé Zayas tampoco emitió declaraciones.

Movida legal lo libró de prisión

Antes de ser sentenciado, en una movida de sus abogados -Arturo Negrón García, Juan Ramón Acevedo y Aponte Nogueras- para evitar de que fuera preso, el exalcalde se declaró culpable de violar la Ley Electoral por presuntamente usar equipo y empleados de su oficina para producir material de campaña para las primarias del Partido Nuevo Progresista en 2008. Si el caso se ventilaba después de ser sentenciado por acosar a las empleadas municipales, se exponía a revocación de la probatoria.

Los abogados no permitieron que esta parte del proceso se transmitiera en directo, alegando que el Tribunal Supremo sólo autorizó la transmisión de la sentencia. El juez lo sentenció por este otro caso a una multa de $500.00.

El exalcalde estadista, que ocupó por cerca de cinco cuatrienios la poltrona municipal de Cidra, fue encontrado culpable por un jurado de nueve cargos de actos lascivos en la modalidad de empleo de fuerza y violencia, por acosar a cinco empleadas municipales en hechos ocurridos entre el 2006 y 2008.

Emotivos testimonios de las víctimas

Tres de las víctimas Marilyn Díaz Montalván, Madeline Ortiz y Nydia Santos, presenciaron la vista de sentencia y ofrecieron emotivos testimonios en sala. Edna Rodríguez Amaro y Kathy Janet Coto no pudieron comparecer al tribunal.

“Nunca volví a ser la misma”, dijo Ortiz entre sollozos, antes de relatar que tuvo que soportar atropellos y burlas por su denuncia. Por su parte, Díaz Montalván, cuya madre es prima hermana de la esposa de Malavé Zayas, señaló que su núcleo familiar se ha afectado por la depresión que sufrió como consecuencia del acoso sexual que recibió de su entonces jefe.

Santos, quien laboraba como ayudante especial de Malavé Zayas, dijo que el proceso había sido como "atravesar un desierto".

Tras los relatos, la fiscal solicitó cárcel para el exalcalde, mientras que su abogado Negrón García suplicó por una sentencia suspendida, alegando que tenía derecho por su edad.” "De qué le vale tener encerrada en la cárcel a una persona de 74 años. Eso es pedir sangre a una piedra”, argumentó Negrón García.

Además, Negrón García planteó que en el informe pre sentencia "se recomienda que a esta persona se le permita cumplir en probatoria" e insistió que muchos cidreños cuestionaban las alegaciones de las víctimas.

La fiscal, mientras, indicó que el exalcalde pudo haber hecho “grandes obras” y destacó que a esa edad debió “haber aprendido” valores. “Si a esta edad no ha aprendido lo que son valores, no creo que los vaya a aprender. Él debió haber sido un ejemplo, un espejo y no lo ha sido”, sostuvo Meléndez, quien estuvo asistida en el caso por el fiscal delegado, Emilio Aril.

Fuera de la sala, las víctimas dijeron a la prensa que aunque la sentencia no fue de cárcel prevaleció la justicia.

"Lo más grande que Dios creó es la conciencia y ese señor está preso en su propia conciencia, en su propio espíritu, en su propia mente. Esa es su carcel", afirmó Díaz Montalván.

Malavé Zayas salió flanqueado por sus hijos y su esposa, Carmen Gloria Ellsworth Montalván. "No vamos a hacer ningún comentario", dijo uno de los familiares.

La condena que le podía imponer el juez iba desde tres a ocho años de prisión, por tratarse de un delito grave de tercer grado, hasta sentencia suspendida.

A petición de la fiscal, el juez le impuso al convicto el pago de la pena especial de $300.00 por cada delito de actos lascivos. La defensa pidió 10 días para pagar la suma de $3,200 de la pena especial y la multa por el caso electoral.


💬Ver 0 comentarios