El juez Daniel Domínguez dio hasta el 6 de diciembre para completar los trámites. (GFR Media)

Héctor Sánchez Morales, acusado por el secuestro de una inmigrante dominicana, rechazó una oferta inicial de la fiscalía federal para declararse culpable.

Así trascendió hoy durante una vista de seguimiento al caso, que fue radicado en febrero pasado a través de una denuncia del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Posteriormente, un Gran Jurado federal lo acusó con cargos de secuestro, extorsión y albergar a una persona con estatus migratorio no definido.

Ante el juez Daniel Domínguez, hoy, el fiscal federal Enrique Silva indicó que no había recibido una contra oferta.

El defensor público Víctor Miranda, en representación de Sánchez Morales, indicó que todavía esperaba que el Ministerio Público entregara parte de la evidencia solicitada para tomar una determinación adicional sobre cualquier oferta.

“¿Hay una contra oferta?”, preguntó el juez Domínguez.

“No”, contestó el abogado Miranda. “Estamos esperando expedientes médicos de la alegada víctima”. “Hay unas alegaciones de lo que pasó y los récords médicos son relevantes para eso”.

El abogado también espera por la oportunidad para escuchar unas grabaciones en poder de la fiscalía.

El fiscal Silva, quien fue juez estatal, aseguró que la prueba solicitada será entregada.

Por su parte, el juez Domínguez le concedió hasta el 6 de diciembre para completar los trámites.

Sánchez Morales se expone a una condena de ocho años a cadena perpetua por el cargo de secuestro.

Según la declaración jurada en la denuncia del FBI, la mujer desembarcó en Ricón de una yola procedente de República Dominicana el 3 de febrero de este año, a eso de las 8:30 de la mañana.

“Después que desembarcó del bote, un adulto varón se le acercó a AG (siglas con las que identifican a la víctima) y le ofreció ayuda su ella lo acompañaba. AG aceptó y el sujeto transportó a AG a su residencia en Añasco… Después de que AG se bañó, el sujeto la asaltó física y sexualmente a AG dos veces”, indica la declaración del agente investigador.

El FBI había informado que entró a investigar el caso después de haber sido contactado por el Comité Dominicano de Derechos Humanos en Puerto Rico.

El presidente de esa organización, José Rodríguez, quien compareció a la vista inicial, describió en aquel momento lo horrible del caso.

“Desde ese domingo hasta el lunes, se mantuvo torturándola, violándola… tiene el cuerpo lleno de moretones… Tuvo que ser llevada al hospital HIMA San Pablo de Bayamón”, agregó.

Rodríguez indicó que el hombre permitió que la víctima llamara a una conocida para pedirle el dinero para liberarla y que también llamó a familiares a República Dominicana para que le entregaran otros $500.

También comentó que la amiga y su esposo, cuando fueron a pagar el dinero del rescate, llegaron a temer por su vida, pero pudieron salir con la víctima. Luego contactaron a Rodríguez.

“En todos los años que llevamos como activista, es la primera vez que vemos cómo se ha ensañado el secuestrador con una víctima”, manifestó Rodríguez.

“Anteriormente, pedían dinero y los liberaban, no los torturaban, violaba ni les hacían daño, pero este ha sido un caso que ha sido como sádico… un caso sádico contra una víctima, nunca visto antes en la historia de nosotros como activistas”, añadió.


💬Ver 0 comentarios