(semisquare-x3)
Arzobispo Roberto González Nieves. (Teresa Canino)

La Arquidiócesis de San Juan no pudo convencer a las diócesis de Mayagüez, Ponce y Arecibo para que participen del proceso de quiebra, por lo que ahora la protección contra una orden de embargo y acreedores corre el riesgo de ser desestimada por el tribunal federal.

Después de que el Síndico de Estados Unidos (US Trustee) solicitara que la quiebra fuera desestimada, las autoridades católicas en Puerto Rico tenían hasta hoy para avisarle al tribunal si esas tres diócesis se unirán a las otras para completar la entrega de documentos necesarios para continuar con la protección contra los acreedores.

“La Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico ha hecho todos los esfuerzos para obtener la información de las diócesis de Ponce, Mayagüez y Arecibo, para cumplir” con la orden del tribunal de quiebra, sostiene la moción.

Señaló que se reunió con los abogados de Ponce y Mayagüez el 28 de diciembre y el 7 de enero pasados, mientras que hizo lo propio con los representantes de la diócesis de Arecibo el 3 de enero.

“La Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico no ha tenido éxito en su esfuerzo de cumplir con la orden del tribunal y la solicitud del Síndico de Estados Unidos sobre Ponce, Mayagüez y Arecibo”, indica la moción.

En el documento, el Arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, envió un “mensaje personal” al tribunal para solicitar tiempo adicional para lograr que esas diócesis entreguen los documentos que faltan mientras agotan sus recursos legales disponibles con una apelación ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Ponce y Mayagüez han disputado su participación en la quiebra por entender que es un asunto de la Arquidiócesis de San Juan, por el pleito relacionado a la pensión de maestros en sus colegios católicos.

Sostienen que, para efectos de la Iglesia Católica a nivel mundial, las diócesis son independientes una de la otra y responden directamente al Vaticano.

Sin embargo, los tribunales estatales y federales han fallado que en Puerto Rico la Arquidiócesis y las diócesis son parte de una sola Iglesia Católica, que es la única que tiene personalidad jurídica.

Por esta razón, radicarán al Supremo federal una orden de certiorari para revocar dicha decisión, adoptada primero por el Tribunal Supremo de Puerto Rico.

En ese sentido, González Nieves le solicitó al tribunal que “no desestime el caso de quiebra, como un todo, por la falta de proveer la información requerida”.

“Por el contrario, le rogamos al tribunal de quiebra permitir a la Arquidiócesis de San Juan, las diócesis de Caguas, Fajardo-Humacao, a continuar con el proceso, en beneficio de todos los acreedores”, indica moción.

El documento, además, incluye unas declaraciones directas de González Nieves, en las que expresa su “preocupación por los acreedores, todos los creyentes de toda la Isla, los empleados, los servicios sociales que tan desesperadamente se necesitan por la gente de Puerto Rico, y toda la Iglesia Católica de Puerto Rico”, razón por la que está “apelando a su sentido de misericordia”.

Añadió que no ha logrado obtener los documentos de Arecibo, que se incorporó por separado - justo antes de que se radicara la quiebra - pero que solicitó el tribunal.

Asimismo, destaca que San Juan, Caguas y Fajardo-Humacao han cumplido en todo momento con el proceso.

De igual manera, resaltó que ha identificado propiedades que ya han recibido ofertas para ser vendidas, de manera que se obtengan fondos necesarios para atender los reclamos de pago.


💬Ver 0 comentarios