Fiscalía federal aún no ha informado si solicitará que se certifique el caso como uno de pena de muerte. (GFR Media) (semisquare-x3)
Fiscalía federal aún no ha informado si solicitará que se certifique el caso como uno de pena de muerte. (GFR Media)

El Tribunal Federal aprobó la asignación de abogados expertos en pena de muerte para cuatro acusados que se exponen a la pena capital por un caso en el que le imputan el secuestro de una víctima que resultó muerta.

Hasta el momento, la fiscalía federal no ha informado si solicitará que se certifique el caso como uno de pena de muerte.

Por su parte, los abogados habían solicitado al tribunal que, mientras se produce la decisión del Ministerio Público, asignara cuatro abogados expertos en estos casos para iniciar su preparación.

Uno de los acusados es Jairo Huertas Mercado, quien también enfrenta cargos en otro caso, que no es de pena de muerte, por el alegado secuestro del cantante de trap Bryant Myers.

Ahora, está acusado en este caso elegible para la pena capital bajo el sistema federal de justicia, junto con José Antonio Martínez Santos, Brian Díaz Serrano, Roberto Meléndez Hiraldo y Jairo Huertas Mercado.

James A. Swetz será el abogado experto de Martínez Santos, Gary Edward Proctor para Díaz Serrano, David Stern para Meléndez Hiraldo y Christopher Adams para Huerta Mercado.

Estos se suman a la defensa de la representación legal que ya tenía cada acusado con abogados locales asignados por el tribunal, según lo dispone la ley federal para los casos elegibles a la pena capital.

Los abogados expertos seguirán en el caso, a menos que la fiscalía anuncie que no buscará la sentencia de muerte si llegan a la etapa de juicio.

Originalmente, el caso comenzó el año pasado. El único acusado era Martínez Santos, quien enfrentaba un cargo por secuestro y otro por el uso de armas en ese delito.

El nuevo pliego acusa a cuatro con un total de tres cargos para cada uno.

La acusación les atribuye usar el arma de fuego en el asesinato de una víctima que solamente identifica por las siglas en W.G.E.

Aunque ese cargo se añadió este mes, la muerte de la víctima del secuestro se había mencionado en la declaración jurada de un agente asignado al “task force” del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas inglés).

La denuncia indica que un testigo presenció el 8 de junio de 2018 el secuestro de la víctima, con quien vivía, en el residencial Ignacio Morales de Naguabo.

Relata que el testigo observó cuando llegó una guagua Toyota RAV4 color gris y un Toyota Camry color marrón con varios hombres en el interior.

Poco después vio a una persona acercárse a él cargando un rifle de asalto, por lo que se fueron al interior del apartamento, pero que la víctima salió ante las insistencias de los hombres que llamaban para comprarle drogas.

Añadió que se llevaron a la víctima a punta de rifles, y uno de ellos se le acercó para amenazarle de que no dijera nada de lo que había visto y que pronto llevarían de vuelta a la víctima.

El testigo llamó luego a la Policía y esa misma noche le notificaron el hallazgo en Carolina de un cuerpo sin vida, que identificó como la víctima secuestrada mediante una fotografía.

Días después de avisar a las autoridades que había recibido una “petición de amigo” por Facebook, el testigo identificó a uno de los presuntos secuestradores en una ronda de confrontación.

El alegado secuestro de esta persona ocurrió - según el relato - tres días después de Myers fuera secuestrado en Carolina el 5 de junio de 2018.

La Fiscalía federal confirmó a El Nuevo Día que Huertas Mercado figura como acusado en ambos casos.

Por el caso de Myers, Huertas Mercado enfrenta siete cargos criminales.


💬Ver 0 comentarios