Áurea Vázquez Rijos en un tribunal de Madrid, España, país del cual fue extraditada a Puerto Rico. (GFR Media) (semisquare-x3)
Áurea Vázquez Rijos en un tribunal de Madrid, España, país del cual fue extraditada a Puerto Rico. (GFR Media)

Cuando el juicio por el asesinato del empresario canadiense Adam Anhang se reanude mañana, la fiscalía federal debe comenzar a demostrarle al jurado que las piezas principales de su prueba encajan con la conspiración que le imputan encabezar a la viuda de la víctima, Áurea Vázquez Rijos.

Antes de que el juez federal Daniel Domínguez decretara un receso el 31 de agosto, la fiscalía puso a declarar a dos testigos con los que intentó sentar las bases de su teoría, que se apoya en la confesión de Alex Pabón Colón, conocido como “El Loco”, de que fue contratado por Vázquez Rijos para asesinar a Anhang.

“Típicamente, se dice que los fiscales montan un rompecabezas”, expresó el exfiscal federal Osvaldo Carlo. “Cuando tienes un testigo participante, el trabajo de la fiscalía es más cuesta arriba… pero esta persona (Pabón Colón) va a testificar detrás de otro (Prado) que ya dijo que ella (Áurea) estaba buscando un matón”.

“Eso es prueba de corroboración. Presentan el ánimo de ella contra esa persona (Anhang) y los intereses económicos, y detrás de todo eso, viene esa persona (Pabón Colón) diciendo que él participó y que ella era parte”, agregó. “Todo depende de la credibilidad que muestre esa persona”.

Para el abogado criminalista Ignacio Rivera, todavía está por verse si la defensa intentará evitar que el testigo estrella llegue al banquillo de los testigos.

“Esa confesión, si entra en evidencia, tiene un peso porque nadie confiesa un delito a menos que esté loco o es culpable”, señaló.

“Lydia Lizarríbar (abogada de Áurea) es excelente y va a tratar de que no entre en evidencia, porque es sumamente dañina. Se puede objetar si encuentra que fue coaccionado, que no tiene credibilidad o que no se le leyó el debido proceso de ley”, abundó.

En términos procesales, el también experimentado abogado criminalista Joaquín Monserrate Matienzo recordó que la confesión de Pabón Colón solo tendrá validez si declara en corte.

“Tienen que traerlo. No es suficiente el papelito que escribió diciendo que ella le dijo que lo hiciera”, destacó. “Para eso, está el contrainterrogatorio, para demostrar que está diciendo la verdad”.

“Ahí, también se va a ver el interés que tenga por el beneficio de cumplir menos años, cuando está en aprietos, y busca a alguien que se afecte con él. Hay que escudriñar su veracidad”, añadió. “Si no la tiene, le da el beneficio de la duda razonable al acusado”.

En 2008, Pabón Colón admitió al Negociado Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) que asesinó a Anhang tras ser contratado por Vázquez Rijos para cometer el crimen.

La hermana de Vázquez Rijos, Marcia Vázquez Rijos, y el exnovio de esta última José Ferrer Sosa también fueron acusados de conspiración.

El primer día del juicio federal declaró el abogado criminalista y notario Edwin Prado, quien preparó el documento de las capitulaciones para el matrimonio entre Anhang y Áurea, que establecía que ella debía recibir $8 millones en caso de que su esposo muriera.

Prado testificó que, dos semanas después de la boda, el canadiense le dijo que se quería divorciar. Luego declaró que, unas semanas más tarde, Áurea le dijo que le habían aconsejado que ella estaría mejor económicamente si Anhang moría, y si le podía referir a alguien para que asesinara a su esposo.

Al día siguiente, el socio de negocios de Anhang, Roberto Cacho, declaró sobre el estilo lujoso que vivía Áurea y la familia de ella a cuestas de Anhang.

Además, testificó que el canadiense se arrepintió por la forma repentina en que se desarrolló el matrimonio, sin darle participación a sus amigos en la isla ni su familia en Canadá

¿Duda razonable?

Por el asesinato de Anhang, el 22 de septiembre de 2005, Jonathan Román Rivera fue sentenciado a prisión en 2007 tras un juicio en un tribunal estatal y cumplió ocho meses de cárcel, hasta que fue liberado después de la confesión de Pabón Colón.

Para Rivera, el encarcelamiento de una persona que luego fue exonerada no necesariamente provocaría dudas entre los jurados sobre si se está cometiendo otro error.

“Lo único que prueba es que la primera investigación fue muy mal hecha”, expuso Rivera.

“Este caso se reduce a si hay pruebas de que esta señora conspiró con el asesino para matar a su esposo, si había intereses… Si se iba a divorciar, ¿regresaba a la pobreza? Si enviudaba ¿era millonaria? Es el motivo que el jurado tiene que aquilatar”, indicó.

En cambio, Monserrate Matienzo considera que “eso naturalmente siempre afecta porque es una anomalía”, pero advirtió que le corresponde a la defensa plantearlo al jurado y presentar si hay “incertidumbre”.

Según Carlo, la defensa seguramente lo planteará “para sembrar la duda de que hubo otros sospechosos, pero hay que ver si la fiscalía intenta evitar que se traiga haciendo alegaciones, como la pertinencia”.

¿Afecta el tiempo?

De acuerdo con Monserrate Matienzo, la fiscalía también tendrá que atender las dudas que podrían surgir en el jurado por la cantidad de tiempo que ha pasado desde el crimen, hace 13 años.

“El tiempo que ha transcurrido entre el hecho delictivo y la presentación de los cargos siempre afecta, pero es deber del ministerio público presentar una explicación razonable, como sucede cuando el acusado está fuera de la jurisdicción”, expuso.

Por su parte, Carlo enfatizó en que la clave para la fiscalía estará en eliminar cualquier duda sobre cuán preservada esté la evidencia.

“Tiene que existir una cadena (de custodia) sólida de la evidencia, que no permita a la defensa levantar solicitudes de que no se admita o no sea confiable”, explicó Carlo.

Asimismo, añadió que, “cuando pasa mucho tiempo, se evalúa cuánto acceso el gobierno tendrá al testimonio de testigos, que se ha perdido con el pasar de los años”.

“Por lo que he escuchado, este es uno de los pocos casos en que se adelanta cuál es la prueba de la fiscalía. Aparentemente, tienen los testigos suficientes para hacer su presentación, así que los problemas usuales no aparenta que existan en este caso”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios