(horizontal-x3)
(GFR Media)

Cecilia Amador López se convirtió ayer, martes, en la cuarta coacusada en oficialmente declararse culpable de participar en un esquema de fraude por $10 millones en fondos federales en el Departamento de Recreación y Deportes (DRD), bajo el liderato del también coacusado, Ramón Orta Rodríguez.

Según consta en el pliego acusatorio, Amador López se lucró ilícitamente, junto a su esposo y coacusado Irving Riquel Torres Rodríguez a través de un contrato de servicios profesionales para consultoría de propuestas valorado en $11,700.

Enfrentaba trece cargos por conspiración para cometer un crimen, robo de dinero propiedad del gobierno estadounidense, fraude electrónico y fraude postal, y, de haber enfrentado juicio, se exponía a una pena de 20 años de reclusión.

Al contrario de los coacusados que ya han cambiado su alegato de culpabilidad frente a magistrados federales, Amador López, a través de su representación legal, solicitó que la vista fuera sellada, por lo que ni el público ni la prensa tuvieron acceso ayer a la sala del magistrado Marcos López, ni conocen a cuánto se reduciría la sentencia ni los cargos sobre los cuales cambió su alegato.

La minuta de la vista tampoco aparece todavía registrada en el expediente del caso. Este medio intentó comunicarse con los abogados de Amador López, los licenciados Joannie Plaza y Eric Vos, ambos de la Oficina del Defensor Público Federal, pero no respondieron a la petición.

Hasta el momento, Torres Rodríguez y el extitular de agencia Orta Rodríguez son los únicos que enfrentarán un proceso judicial. Una vista de status para ambos está pautada para el 29 de junio.

Sobre el resto, el primero en declararse culpable fue el exayudante de Orta Rodríguez, Edgardo Vázquez Morales, quien, según el pliego acusatorio, en conjunto con el extitular de la agencia, cometió actos de corrupción al recibir pagos en efectivo -a modo de soborno-. Como parte del esquema para defraudas a programas con fondos federales, supuestamente también confirieron contratos a algunos de los implicados sin que mediara el debido proceso de licitación.

También, se declaró culpable el empresario Oscar Rodríguez Torres, quien, según la investigación, recibió unos $8.8 millones en fondos federales como parte del esquema, a través de su compañía Rosso Group, creada a principios del cuatrienio anterior.

Por su parte, Miguel Sosa Suárez se declaró culpable por conspiración, robo de dinero propiedad del gobierno estadounidense, fraude electrónico y conspiración para lavado de dinero, luego de que recibiera, como parte del esquema, contratos sin que mediara el debido proceso, pagos en efectivo y trabajos de construcción en su residencia de Salinas -como la instalación de un compartimento secreto bajo tierra-.

Por último, Juan Carlos Ortiz Nieves, fundador de la empresa Sports Consultants, está presto a declararse culpable el 12 de junio por cargos de soborno relacionado con programas recipientes de fondos federales, y por su participación en dos transacciones monetarias ilegales valoradas en $12,000 cada una.


💬Ver 0 comentarios