Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Miguel Sosa sale del tribunal acompañado de su pareja tras declararse culpable por cargos de fraude y corrupción. (horizontal-x3)
Miguel Sosa sale del tribunal acompañado de su pareja tras declararse culpable por cargos de fraude y corrupción. (Juan Luis Martínez)

El excontratista Miguel Sosa Suárez, acusado junto al exsecretario del Departamento de Recreación y Deportes (DRD) Ramón Orta de haber participado en un esquema millonario de enriquecimiento ilícito a través de propuestas de fondos federales, se declaró culpable hoy de seis cargos que pesaban en su contra a nivel federal.

Dentro del esquema ilícito valorado en $9,868,162.55, Sosa Suárez se declaró culpable de los cargos de conspiración, robo de dinero propiedad del gobierno estadounidense, fraude electrónico y conspiración para lavado de dinero. En caso de que, en la vista de sentencia, el juez federal Pedro Delgado acepte el acuerdo llegado entre el fiscal Seth Erbe y el abogado Juan Ramón Acevedo, se desestimarían más de una decena de cargos por transacciones monetarias ilegales.

Con su comparecencia hoy ante la magistrada federal Silvia Carreno Coll, el otrora contador público es el segundo de siete coacusados de este caso en cambiar su alegato de culpabilidad, luego de que, el pasado 13 de febrero, el exayudante especial de la alta jerarquía del DRD, Edgardo Vázquez Morales, admitió haber participado en el esquema. De haber enfrentado juicio, Sosa Suárez se exponía a 20 años de prisión.

El pliego acusatorio establece como uno de los objetivos de la conspiración, el enriquecimiento de Sosa Suárez, a través de pagos en efectivo y trabajos de construcción en su residencia de Salinas, lo que incluyó la instalación de un compartimiento secreto bajo tierra, conocido como “un clavo”, el cual, a juicio de las autoridades federales, servía como bóveda para guardar el dinero en efectivo que se llegó a generar como parte del esquema. La conspiración consistió en adjudicarle contratos con el DRD a varios de los coacusados, sin pasar por el proceso de subastas, nutriéndose de fondos federales obtenidos a través de propuestas para prestar servicios al Departamento de Educación.

El excontratista es el fundador de una de las corporaciones involucradas en el esquema, Global Sports Initiative, la cual registró en el 2014 y estuvo financiada originalmente por la corporación Rosso Group Inc., propiedad de otro de los coacusados, Oscar Rodríguez Torres. Sosa Suárez administraba siete cuentas de banco y, bajo su nombre, había firmado contratos gubernamentales por $750,450 con agencias y municipios.

También, Sosa Suárez fue director de finanzas de la campaña del excandidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier, y realizó donativos de campañas a figuras de alta jerarquía de la Pava, como el exgobernador Alejandro García Padilla, la alcaldesa de San Juan, Carmen YulínCruz Soto, y el expresidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló Borrás.

El 20 de junio de 2017, un gran jurado federal emitió un abultado pliego acusatorio que detallaba un supuesto esquema de fraude de $10 millones ocurrido en la agencia, lo cual desencadenó el arresto, en la mañana siguiente Orta y los restantes coacusados.

Para el próximo 18 de abril a las 2:30 de la tarde, está pautada una vista en la que cambiará su alegato de culpabilidad el contratista Juan Carlos Ortiz Nieves, fundador de la empresa Sports Consultants, quien alegadamente recibió $72,000 en pagos en efectivo producto del esquema.


💬Ver 0 comentarios