Lo que ocurrió tras la decisión de la jueza, por la cual ahora Justicia pide reconsideración en caso por muerte del niño Lorenzo

Luis Gustavo Rivera Seijo, conocido como El Manco, podría ser reubicado tan pronto como en septiembre en un hogar de adaptación si la Administración de Servicios de Salud Mental y contra la Adicción (ASSMCA) cumple con una orden emitida esta mañana por la jueza Eloína Torres Cancel, del Tribunal de San Juan.

Rivera Seijo, contra quien no se encontró causa por el asesinato del niño Lorenzo González Cacho, enfrenta desde el 2010, cargos por asesinato atenuado y violación a la Ley de Armas por una agresión contra un deambulante identificado como Oscar Pacheco. La agresión al rostro y cuello con una botella ocurrió el 6 de febrero de 2010 y el hombre murió el 1 de marzo de ese mismo año.

Mientras esperaba por ser procesado criminalmente, Rivera Seijo fue excarcelado por equivocación en el campamento de Sabana Hoyos, en Arecibo y, según la teoría del Departamento de Justicia, mató a González Cacho el 9 de marzo.

En una vista de procedimiento para la imposición de medidas de seguridad celebrada hoy, el siquiatra del Estado, William Lugo, indicó que Rivera Seijo, actualmente recluido en el Hospital de Siquiatría de Río Piedras, mostró un “comportamiento adecuado” durante una evaluación el 1 de agosto. “Sigue las instrucciones en el hospital y toma sus medicamentos”, dijo el perito al recomendar que Rivera Seijo, de 40 años, sea colocado en un “ambiente menos restrictivo”.

“No en un hospital”, dijo. “No está para que esté en un hospital”, agregó.

Rivera Seijo no compareció a la vista judicial de hoy. Según Lugo, le dijo a personal en el hospital que no se sentía cómodo en el tribunal. La propia jueza Torres Cancel dijo desde el estrado que le llegó información de que Rivera Seijo se había puesto agresivo esta mañana.

Torres Cancel acogió la determinación de Lugo antes de escuchar a Edwin Montañez Morales, gerente del programa de Servicios Transicionales de ASSMCA. Al dirigirse al tribunal dijo que durante una evaluación el 2 de febrero, Rivera Seijo no mostró “estabilidad emocional”, por lo que no se recomendaba en aquel entonces que fuera dado de alta. Agregó que Rivera Seijo sería evaluado nuevamente el 16 de agosto.

Esto provocó un tenso intercambio entre Montañez Morales y Torres Cancel, quien le recordó que su orden había sido identificarle a Rivera Seijo en un hogar de adaptación, no que fuera evaluado nuevamente.

“Esa es la orden del tribunal”, dijo la magistrada. “La determinación es que no esté hospitalizado”, acotó.

Montañez Morales le indicó que el programa que dirige tiene que “cumplir con su responsabilidad” y con el criterio clínico.

“Descargaremos nuestra responsabilidad”, agregó.

Al salir de la sala, Montañez Morales se limitó a indicar que su programa “atenderá la petición del tribunal”.

Torres Cancel pautó la próxima vista del caso para el 14 de septiembre.

El niño Lorenzo Ahmed González Cacho murió el 9 de marzo de 2010. Ese día fue asesinado en su casa en Dorado. Al momento de su muerte su madre, Ana Cacho, y sus dos hermanas estaban en el lugar.

El caso ha ganado notoriedad en la isla por las discrepancias e irregularidades que rodean la evidencia y los testimonios. En un inicio la madre del niño y otros tres hombres fueron identificados como potenciales sospechosos, sin embargo, luego el Departamento de Justicia los sacó de su lista.

En marzo de 2016 se presentaron cargos por asesinato en primer grado contra Luis Gustavo Rivera Seijo. Conocido como El Manco, recibió este sobrenombre debido a que perdió su brazo en un accidente de tránsito. Se le vincula al asesinato del niño ya que en el patio de la residencia del menor se encontraron documentos sobre su excarcelación.


💬Ver 0 comentarios