El alcalde de Guaynabo, que ha estado en la silla por más de 24 años, ha tenido una carrera que no ha estado exenta de controversias

El Tribunal de Apelaciones paralizó el juicio por cargos de actos lascivos, violencia doméstica y violaciones a la Ley de Ética Gubernamental contra el exalcalde de Guaynabo Héctor O’Neill.

En una resolución del 15 de noviembre, el panel de jueces conformado por Eric Ramírez Ocasio, Carlos Candelaria Rosa y Miguel Cancio Bigas ordenó el detente del procedimiento del caso mientras evalúa una petición de separación de juicios planteada por la defensa, encabezada por el abogado Harry Padilla.

El inicio del proceso de selección de jurado estaba señalado para el próximo lunes en el Tribunal de Bayamón. Es incierto cuándo el panel de jueces de apelaciones atenderá el recurso de certiorari radicado por la defensa el 12 de noviembre.

El pasado 7 de noviembre, la jueza María Trigo Ferraiouli fundamentó en derecho en una resolución su decisión de declarar no ha lugar la petición de la defensa, fallo que ya había adelantado desde el estrado durante una vista de estado de los procedimientos el 31 de octubre.

Al sostener su postura a favor de que se celebren dos juicios, la defensa plantea que su representado enfrenta cargos distintos por su presunta conducta contra dos mujeres. En el caso de Yenetamie Díaz Zayas se le imputa maltrato y agresión sexual conyugal, además de acoso sexual. En el caso de Mayra Vázquez Santiago se la acusa por actos lascivos.

Con su conducta contra ambas mujeres, O’Neill presuntamente violó disposiciones de la Ley de Ética Gubernamental.

En síntesis, la defensa sostiene que los delitos imputados no son de igual naturaleza, no están vinculados entre sí, no son parte de un plan común o surgen del mismo evento. También plantea que la celebración de un sólo juicio sería en perjuicio del acusado en la medida en que el jurado estaría expuesto a evidencia presentada por delitos no imputados y que lo que busca la fiscalía es evidenciar la “propensió” de su cliente a cometer ciertos delitos.

Por ejemplo, desfilaría prueba por agresión sexual, cuando Vázquez Santiago no fue víctima de esa conducta y desfilaría prueba por actos lascivos, cuando no es el cargo que enfrenta por su comportamiento contra Díaz Zayas.

Al resolver con un no ha lugar, Trigo Ferraiouli plantea que coincide con la fiscalía, integrada por los fiscales Guillermo Garau y Leticia Pabón, en el sentido de que el tribunal tiene ante si acusaciones por delitos de igual naturaleza, ya que tienen que ver con abuso sexual. Además, sí son parte de un plan común, que es el abuso del poder y supuestamente ocurrieron en el mismo tiempo, entiéndase durante la incumbencia de O’Neill como alcalde.

“Por tanto, como mencionamos anteriormente, las acusaciones cumplencon todos los requisitos requeridos por ley”, reza el escrito de la jueza.

Trigo Ferraiouli también rechazó la teoría de la defensa en el sentido de que el jurado recibiría evidencia de delitos no relacionados entre sí y podrían dar al margen “a pensar sobre el carácter del imputado”.

En un aparte con la prensa esta mañana en el Tribunal de San Juan, Garau insistió en su teoría lega. Garau tiene hasta el 15 de diciembre para radicar su alegado ante el Tribunal de Apelaciones.

“Se da la consolidación cuando hay delitos que son de naturaleza similar, surgen del mismo periodo o evento y es el mismo acusado. Aquí todos y cada uno de los delitos es relacionan con abuso sexual, con que utilizó los deberes y facultades de su cargo para obtener esos beneficios. A pesar de no ser de la misma fecha, se trata del mismo periodo de incumbencia como alcalde… lo que conviene a todas las partes es que se vea el juicio todo en conjunto”, afirmó Garau al argumentar que se separan los juicios cuando se trata de coacusados y uno hace declaraciones contra el otro.

“Este no es el caso”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios