Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Jaime Perelló, expresidente de la Cámara de Representantes. (horizontal-x3)
Jaime Perelló, expresidente de la Cámara de Representantes. (Archivo / GFR Media)

El juez Edgar Figueroa Vázquez del Tribunal de San Juan encontró esta mañana causa para el arresto del abogado Ángel Muñoz Noya y del asesor legislativo José Carrión Ferrer, imputados por alegada corrupción pública junto al expresidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló Borrás.

Los fiscales especiales independientes Ramón Mendoza Rosario y Leticia Pabón Ortiz le imputan a Carrión Ferrer cargos por extorsión, enriquecimiento injustificado e intervención indebida en las operaciones gubernamentales por su supuesta intervención en el otorgamiento del contrato para reemplazar el cuadro telefónico que la cámara Baja concedió a la empresa 3Comm Global, del otrora recaudador de la Pava, Anaudi Hernández.

También imputan a Muñoz Noya, miembro del bufete Sánchez-Betances, Sifre & Muñoz, una violación a la Ley para la Fiscalización del Financiamiento de Campañas Políticas. Muñoz Noya formó parte del comité de finanzas del político.

El juez Figueroa Vázquez impuso una fianza de $500 por cada denuncia y pautó la vista preliminar el 31 de agosto.

Al escuchar la determinación del togado, los abogados Ricardo Prieto García y Miguel Negrón Matta argumentaron que no la determinación no procedía puesto que los fiscales especiales carecían de facultad y de jurisdicción para presentar las denuncias. El motivo es que no contaban con un referido del Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (PFEI) para incluirlos en la investigación que desembocó en la presentación de cargos.

Afirmaron que los fiscales especiales no solicitaron al PFEI ampliar el alcance de su pesquisa para incluir al dúo y que ese defecto técnico los incapacitaba para presentar los cargos. El referido del Departamento de Justicia para asignar un FEI no comprendía los nombres de los dos imputados.

Como parte de su exposición, Prieto García insistió en que se violaba el debido proceso de Ley de su representado, Muñoz Noya, al tomar la decisión de causa probable para arresto sin haber atendido la moción de desestimación de cargos.

Ante los planteamientos de los abogados, el togado informó que declaraba no ha lugar la moción de desestimación y que emitiría una resolución, según solicitada, para que pudieran acudir al Tribunal de Apelaciones a tratar de revisar la decisión.

Los fiscales especiales argumentaron poco al tiempo que aseguraron que le decisión del togado les parecía correcta.

Junto a los dos imputados, los fiscales especiales también presentaron nueve denuncias contra Perelló Borrás y cuatro contra Glenn Rivera Pizarro, exayudante de la cámara Baja.

El primer señalamiento de su vista preliminar está pautado para el 15 de agosto. Ese proceso será trasmitido en vivo.


💬Ver 0 comentarios