Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La jefa de la Fiscalía federal en Puerto Rico, Rosa Emilia Rodríguez. (GFR Media)

La defensa de la Fiscalía federal solicitó hoy, martes, que se desestime en su totalidad la demanda en su contra por hostigamiento laboral que actualmente se dilucida en corte.

De acuerdo al licenciado Jason Weida, la investigación del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) por supuesto espionaje ruso contra el demandante Francisco Reyes Caparrós no se puede considerar un acto de represalia, dado a que ocurrió más de un año después del primer confrontamiento entre Reyes Caparrós y la jefa de fiscales Rosa Emilia Rodríguez Vélez.

“Está muy lejano en el tiempo… La represalia necesita un nexo de conexión, una proximidad temporal”, sostuvo Weida, refiriéndose a los eventos suscitados en febrero de 2012 y octubre de 2013.

Su planteamiento surgió luego de que sometiera el caso la abogada de Reyes Caparrós, la licenciada Bamily López, y de que el jurado abandonara la sala para permitir que el juez visitante de New Hamphshire, Joseph Laplante, atendiera los asuntos procesales.

De acuerdo a Reyes Caparrós, la alta jefatura de la Fiscalía federal lo sometió a un patrón de represalias y hostigamiento laboral al obstaculizar su trabajo, imponer acciones disciplinarias en su contra, amenazarlo con evaluaciones negativas, exigirle más que al resto de sus compañeros, humillarlo, trasladarlo de oficina, dejarlo desprovisto ante una investigación federal y desacreditarlo hasta obligarlo a renunciar a su puesto.

El exespecialista de inteligencia insiste en que, a partir de su primer encontronazo con la alta jefatura -cuando fue cuestionado por solicitar un chaleco antibalas para proteger a la ahora exfiscal federal Idalia Mestey-, el ambiente laboral se fue tornando cada vez más hostil, desembocando en una investigación federal por un supuesto vínculo con un espía ruso. Esto, Reyes Caparrós lo califica como una medida de represalia instada por la Fiscalía federal en conspiración con el FBI.

Contrainterrogatorio

La jornada de hoy comenzó con el contrainterrogatorio de Weida a Reyes Caparrós, en presencia de los cuatro hombres y cuatro mujeres del jurado, y como secuela de los testimonios que Rodríguez Vélez y el demandante ofrecieron el jueves pasado.

En esta ocasión, Weida cuestionó a Reyes Caparrós sobre la invitación que le hiciera su amigo de la infancia Kaleb Rodríguez Cruz para participar en el programa de intercambio cultural en Rusia que luego dio pie a la investigación del FBI.

El abogado le preguntó que si, dado su puesto como especialista de inteligencia, al momento de recibir la invitación, pensó que el viaje a Rusia podía convertirse en un intento de comprometerlo o influenciarlo para entregar información privilegiada. “No me pasó por la mente”, respondió Reyes Caparrós.

En su testimonio pasado, la jefa de fiscales sostuvo que Reyes Caparrós mostró “mal juicio” al pretender viajar a Rusia, y esta vez, el licenciado Weida hizo hincapié en la clasificación de Rusia como un país “de alto nivel de amenaza” según el gobierno estadounidense, y que el organizador del evento, Yury Zaytsev, es un alegado espía ruso. Ante eso, Reyes Caparrós repitió una vez más que siguió los procedimientos y que desconocía quién era el organizador.

“Estas cooperaciones no son fuera de la común. Yo le he dado adiestramiento a fiscales y jueces colombianos. Si le hablo a los colombianos, ¿eso quiere decir que soy traficante de drogas?”, rebatió.

También, el abogado de la Fiscalía Federal intentó probar que Reyes Caparrós registraba horas de trabajo bajo la categoría de terrorismo doméstico e internacional pese a que, según el mismo exempleado testificó el jueves pasado, “en Puerto Rico, no existe terrorismo”.

Sin embargo, el exespecialista en inteligencia de la Oficina de la Fiscalía federal aclaró que las múltiples horas que dedicaba a investigar casos de lavado de dinero y narcotráfico, se catalogaban bajo terrorismo debido a que la mayoría de la droga que se importa en Puerto Rico proviene de Colombia, específicamente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC), designado por el gobierno estadounidense como un grupo terrorista.

Luego de que se desatara la investigación del FBI, Reyes Caparrós fue asignado trabajo paralegal vinculado a las estadísticas de armas ilegales, así como tareas relacionadas con investigaciones de fraude al Seguro Social y con la División de Apelaciones. Pese a que la pesquisa del FBI, que concluyó en diciembre de 2015, dio resultados negativos, disipando sospechas sobre posible espionaje, Reyes Caparrós nunca fue reinstalado en sus funciones.


💬Ver 0 comentarios