La jueza encontró causa para juicio contra el hombre por todos los cargos que se le acusaban

Fajardo - Después de presidir cuatro días de vista preliminar y de escuchar sobre una hora de declaraciones ofrecidas, la jueza María Rivera Corujo halló este lunes causa para juicio contra Jensen Medina Cardona por todos los delitos imputados por el asesinato de Arellys Mercado Ríos.

De esta manera, Medina Cardona comparecerá el 3 de octubre para la lectura de acusación y pautó el inicio del juicio para el 24 de octubre en el Tribunal de Fajardo.

Medina Cardona enfrenta cargos por asesinato en primer grado y violaciones a la Ley de Armas.

Al anunciar su determinación, los familiares de Mercado Ríos se agarraron de manos y contuvieron la emoción sin hacer ruido, como había solicitado la jueza.

Una vez salió la jueza, se abrazaron y lloraron.

“Satisfecha”, expresó Nitza Ríos, madre de Mercado Ríos, a su salida de la sala. “Seguimos confiando en nuestro padre celestial”.

La decisión de la jueza se produjo luego de que la fiscalía determinara someter su caso con cuatro testigos y dejar fuera al agente investigador del caso Luis Alejandro Velázquez, quien figuraba en la lista original.

“Estamos muy satisfechos con la determinación de la jueza. Es algo por lo que estábamos muy esperanzados y por lo que se trabajó”, manifestó el fiscal Yamil Juarbe a su salida de sala 305, sin ofrecer más detalles.

Sin embargo, cuando la jueza se retiró a evaluar la prueba, Juarbe explicó que sometieron el caso porque entendían que ya “se había cumplido con la cantidad de prueba necesaria en esta etapa de los procedimientos”.

“Aquí no se le han violado los derechos a nadie. Lo que queremos es que se le haga justicia a Arellys, por encima de quien sea, porque la muerte de Arellys no puede quedar impune”, añadió el fiscal.

Juarbe no contestó si alguna de las dos armas ocupadas a Medina Cardona guarda relación con el casquillo encontrado en la escena la noche del 18 de agosto de 2019 en el muelle de Villa Marina en Fajardo.

El último exhibit de evidencia sometido por la fiscalía fue un informe de balística del Negociado de Ciencias Forenses (NCF), pero su contenido no fue discutido en sala, sino que la jueza lo evaluó al retirarse a tomar una decisión.

Los testigos

Los primeros testigos en declarar fueron los policías Jorge Luis Rosario y Alexis Pérez, de la División de Servicios Técnicos de la Uniformada.

Los otros dos en testificar fueron Joseph Howe García, novio de Mercado y testigo presencial del asesinato, y Gabriel Ávalo.

Ávalo dijo que vio de frente al imputado en momentos en que supuestamente intentaba salir de Villa Marina.

Ávalo, quien trabaja como marino mercante, dijo que había pasado el día en el área con amigos y compañeros. 

Relató que llegó al portón de entrada de Villa Marina, lugar que dice conocer desde que era niño, porque había recibido una llamada de su madre después de que se escuchara una detonación.

Señaló que en ese momento se acerca una guagua RAM 2500 color negra. Agregó que se le paró de frente para que se detuviera y le hizo señas para que bajara el cristal, lo que hizo, por lo que pudo ver la persona que iba en el interior.

“Le vi la cara nervioso y asustado”, declaró Ávalo.

“Me alejé de la guagua por si era la persona que acaba de detonar, no quería que me metiera un tiro”, añadió.

Según su versión, la guagua salió de Villa Marina y él le tomó la tablilla. Cuando el fiscal Jaime Perea le preguntó por qué lo hizo, contestó: “Porque si alguien sale de un lugar donde hubo un tiro, y va así de rápido, es porque algo hizo”.

Luego explicó que llegaron agentes federales de Patrulla Fronteriza, a quienes ofreció la descripción de la persona y el vehículo que había visto. Describió a la persona como “de tez blanca, flaco y pelo negro”.

A preguntas del fiscal, señaló a Medina Cardona para identificarlo como la persona que vio en la guagua. Le apuntó dos veces, pero apenas miró hacia el área donde está el imputado. En cambio, Medina Cardona sí lo miró.

En el contrainterrigatorio, el abogado de la defensa Jorge Gordon intentó explorar cuánto alcohol el testigo había consumido antes del momento en que alegó haber visto a esa persona aquella noche, y cuánta iluminación había en el área.

También intentó cuestionar su reacción al verlo, de apartarse temeroso, pues admitió que la persona nunca le hizo alguna amenaza ni le sacó un arma.

Además, reconoció que al acercarse a la ventana, se salió del camino del vehículo y que éste no retomó la marcha para escapar.

Entre el momento en que oyó la detonación y el momento en que supuestamente vio a Medina Cardona, el testigo dijo que pasaron cerca de diez minutos.

El novio de Arellys mantuvo su versión de lo ocurrido

El cuarto día de la vista comenzó con la parte final del contrainterrigatorio a Howe García, quien había comenzado a declarar el jueves pasado.

Gordon reprodujo y detuvo en varias ocasiones el vídeo captado por las cámaras de seguridad para que Howe García indicara lo que veía.

A preguntas de Gordon, Howe García admitió que se ve llegar a una persona al área del bote y que pasan tres minutos sin que la imagen muestre a alguien “manoteando”. Entonces, lo llevó a reconocer que en su declaración había indicado que la persona llegó alterada y manoteando.

Por su parte, Howe García se mantenía firme en su versión de los acontecimientos que él pudo ver esa noche, en contraste de lo que se podía ver en el vídeo.

En particular, Howe García señaló que en el vídeo no se ve cuando la amiga de Mercado Ríos, llamada Joan, supuestamente ayuda a la persona que llegó al muelle - que el testigo alega ser Medina Cardona - a buscar su celular con la luz de su propio teléfono móvil.

En cambio, el testigo mostró dudas al momento de ser confrontado sobre si había indicado en su declaración jurada si el alegado asesino estaba o no sin camisa. Inicialmente dijo que sí lo indicó, pero cuando le proveyeron el documento, contestó que no.

Howe García intentó mencionar lo que sí decía la declaración jurada, pero el abogado no se lo permitió, pues tiene que limitarse a sus preguntas durante el contrainterrogatorio.

Por otro lado, el abogado presionó sobre un segmento del vídeo, indicándole que en ese momento se ve a Mercado Ríos acercarse al alegado asesino y que lo empuja, antes de que esa persona se acercara a ella como Howe García había declarado originalmente.

Arellys “ya estaba ahí”, contesta el testigo.

“Y Joan se acerca a Arellys para retirarla”, cuestionó el abogado, sin emplear un tono de pregunta.

“Se acerca, pero no sé si es para retirarla”, agregó.

Después, Gordón continuó con la reproducción del vídeo mientras insistía en que Howe García admitiera que Mercado Ríos empujó a la persona.

El testigo contestó indicando que fue el hombre quien la empujó primero.

“Ahí estaba viva todavía”, dijo el testigo y se aflige. Le dan unos segundos para tomar agua.

Al retomarse el contrainterrogatorio viendo el vídeo, se vio el instante en que Mercado recibió el disparo.

“Oh”, suspiró Howe García, quien palmoteó sobre la madera del estrado y se cubrió el rostro con los brazos. Se repuso brevemente y el abogado reiteró la pregunta de si vio a Mercado Ríos empujando al alegado asesino.

El testigo le dice que ya él la había empujado dos veces. “Él la empujó primero”, alcanzó a decir Howe García, antes de quedarse sin aliento por el llanto, provocando que lajueza MaríaRivera Corujo decretara un receso de varios minutos.

Durante el receso, Nitza Ríos, madre de la víctima, era consolada por Zorimar Betancourt, quien ofrece a apoyo a las familias de víctimas de crímenes violentos después de que su hijo, Stefano Steenbakkers, fue asesinado durante un carjacking en el 2012.

Luego, el testigo mantuvo su versión de los empujones diciendo que en el vídeo no pudo fijarse dónde estaban las manos de Mercado Ríos al momento en que le dispararon.

El resto de las preguntas de Gordon fueron dirigidas a lo que ocurrió posteriormente, hasta el momento en que identificó a Medina Cardona en una rueda de confrontación fotográfica. 

Reiteró que había visto fotos de Medina Cardona en las redes sociales antes de la rueda de confrontación y que se lo comunicó a la Policía.

Posteriormente, Gordon inició una línea de preguntas que provocó objeciones de parte de la fiscalía. Primero lo llevó a admitir que había dicho que era ingeniero, pero que no tenía licencia.

“No me he licenciado”, contestó el testigo, al indicar que su bachillerato era en ingeniería y que las labores de su trabajo son de ingeniería mecánica.

El fiscal de distrito Yamil Juarbe objetó la pregunta, pero la jueza lo permitió.

Después Gordon le preguntó si había tenido un accidente con un vehículo de motor acuático el 24 de julio de 2013, a lo que Juarbe protestó sobre la pertinencia sobre los hechos del caso actual.

La jueza acogió la protesta y Gordon anunció que no tenía más preguntas.

Repasa las incidencias de la vista preliminar:


💬Ver 0 comentarios