Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Lydia Lizarríbar, abogada de Áurea Vázquez Rijos, a su salida del Tribunal. (GFR Media) (semisquare-x3)
Lydia Lizarríbar, abogada de Áurea Vázquez Rijos, a su salida del Tribunal. (GFR Media)

La defensa de Áurea Vázquez Rijos solicitó hoy al Tribunal federal que se declare como “juicio nulo” el proceso que se lleva a cabo por el asesinato, en el 2005, de su esposo Adam Anhang.

La abogada de Vázquez Rijos, Lydia Lizarríbar, dijo que la moción estaba relacionada a una pregunta que hizo frente al jurado el  juez federal, Daniel Domínguez, a Roberto Cacho, uno de los testigos.

“Estamos radicando una moción de juicio nulo basado en la pregunta que la corte ha hecho esta mañana”, dijo Lizarríbar.

La pregunta del juez surgió durante el interrogatorio de la Fiscalía federal y fue sobre el acuerdo prenupcial del canadiense con Vázquez Rijos. 

Domínguez le preguntó al testigo, que era socio de negocios de Anhang, si Vázquez Rijos había invertido algún dinero en la sociedad (partnership). Este le contestó que no.

Luego, el juez le preguntó si Vázquez Rijos solamente recibiría algún dinero en caso de que Anhang muriera, a lo que Cacho contestó que sí.

“Yo no dije ‘asesinato’… Quizás podía ser muerte accidental”, reaccionó Domínguez, quien le pidió a la abogada que continuara y que luego el tribunal atendería la moción.

“Este es un caso de asesinato por encargo y están acusando a mi clienta de ser quien contrató (al asesino)”, protestó Lizarríbar, al indicar que la forma en que salió la pregunta a Cacho puediera hacer que el jurado lo interpretara como un dato ofrecido por la corte.

“Es que eso es lo que dice el contrato (capitulaciones)… Dice que ella recibe un tercio (de la fortuna de Anhang)”, contestó Domínguez.

A esto, Lizarríbar contestó que no era correcto, pues también recibiría dinero por el divorcio y agregó que la “muerte no es la única opción”.

Luego, la Fiscal federal intervino para recordar que la pregunta fue hecha en el contexto de los beneficios por muerte, que dispone que Vázquez Rijos recibiría $8 millones de los $24 millones en los que Anhang estimó su fortuna al hacer las capitulaciones.

Posteriormente, se ordenó la entrada del jurado y Domínguez le leyó las instrucciones para que tuvieran presente que el reglamento del Tribunal federal permite al juez hacer preguntas a los testigos.

Después continuó el contra-interrogatorio de Cacho, quien es el segundo testigo del juicio que comenzó ayer.

El canadiense Adam Anhang fue asesinado en el Viejo San Juan en septiembre del 2005. Iba saliendo de un club nocturno con Áurea Vázquez, con quien estaba finalizando su proceso de divorcio. Fue acuchillado y golpeado brutalmente hasta que perdió la vida en plena calle. 

Vázquez es acusada de haber ordenado el crimen. El juicio arrancó ayer, en medio de la atención de todos los medios, ya que el caso ha tomado relevancia internacional. Nadie relacionado al caso puede hacer declaraciones públicas, debido a una orden de mordaza.


💬Ver 0 comentarios