(semisquare-x3)
El presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo. (GFR Media)

El presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo, informó hoy que apelarán al Tribunal Supremo federal para que se declaren inválidas las acciones de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) luego de que el Primer Circuito de Apelaciones de Boston denegara las peticiones de reconsideración sometidas a ese cuerpo el pasado 1 de marzo.

Figueroa Jaramillo detalló en un comunicado de prensa que las peticiones de reconsideración que radicaron la semana pasada para que se declaren inválidas las acciones tomadas por el ente fiscal y se suspendan sus operaciones fueron denegadas por los jueces del panel que lidera el juez Juan Torruella, pero que ya están trabajando con su representación legal, Rolando Emmanuelli Jiménez y Jessica E. Méndez Colberg, en el la petición de certiorari al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

“Ya discutimos el asunto con los abogados y estamos listos para recurrir al Tribunal Supremo. Esta denegación a las peticiones de reconsideración nos abren el camino para llevar este caso hasta las últimas consecuencias y demostrar lo que venimos diciendo en el sentido de que si ilegales fueron y son los nombramientos de los miembros de la Junta de Control Fiscal, igual de ilegales son sus acciones” expresó Figueroa Jaramillo.

El panel de jueces que el pasado 15 de febrero determinó que la JSF está constituida ilegalmente decidió no revisar su determinación.

De igual forma, se denegó el pedido de la Utier para que el pleno del Primer Circuito de Apelaciones examinara la controversia.

La decisión del apelativo federal se produjo apenas una semana después de que la Utier dijera a Boston que era necesario revisar el fallo, pues a pesar de concluir que los integrantes de la JSF fueron nombrados en contra de la cláusula de nombramientos de la Constitución de Estados Unidos, el dictamen judicial no anuló las acciones tomadas por el ente fiscal durante casi tres años.

La decisión del foro apelativo federal despeja el camino para que la JSF acuda a la Corte Suprema con un recurso de certiorari tal y como se informó la semana pasada.

El pasado 15 de febrero, el Primer Circuito de Apelaciones concluyó que los integrantes de la JSF son oficiales principales del gobierno federal y por ende, debieron ser nombrados por el presidente de Estados Unidos con el consentimiento del Senado federal. Habida cuenta que la actual JSF sería inconstitucional, el foro apelativo intermedio dio a la Casa Blanca hasta el próximo 16 de mayo para corregir la situación

Empero, Boston determinó que, dado que los integrantes de la JSF entendían tener autoridad en ley, no debían anularse las decisiones del ente fiscal. Ese curso de acción también descarrilaría los avances de la JSF, si alguno, en materia fiscal, opinó el juez Torruella, quien escribió el fallo judicial.


💬Ver 0 comentarios