Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La denuncia, por ende, establece que el Municipio de Sabana Grande obtuvo $787,469.60 en ganancias netas aproximadas
La denuncia, por ende, establece que el Municipio de Sabana Grande obtuvo $787,469.60 en ganancias netas aproximadas "sin hacer trabajo alguno". En la foto, el alcalde de Sabana Grande, Miguel Ortiz Vélez. (GFR Media)

El gobierno municipal de Sabana Grande quedó arrastrado por una denuncia hecha por Fiscalía Federal, la cual apunta a un esquema de enriquecimiento ilícito valorado en $2.9 millones a través de propuestas firmadas por el Municipio para obtener fondos federales administrados por el Departamento de Educación (DE).

Durante una vista que se celebró en la tarde de hoy, lunes, el empresario Irving Riquel Torres Rodríguez se declaró culpable por seis cargos que pesaban en su contra por participar en el esquema millonario de enriquecimiento ilícito originado en el Departamento de Recreación y Deportes (DRD), donde es coacusado junto al exsecretario de la agencia, Ramón Orta Rodríguez.

Sin embargo, en la vista frente al juez federal Pedro Delgado Hernández, también asumió su culpa en cuatro cargos adicionales por robo de fondos federales, conspiración para cometer fraude electrónico y fraude postal, y lavado de dinero, tras haber participado en el supuesto esquema de fraude que involucra al Ayuntamiento de Sabana Grande

Según una denuncia sometida por el fiscal federal Seth Erbe, a través de ese segundo esquema, Torres Rodríguez y los coconspiradores defraudaron al DE por una cantidad valorada en $2,904,920, provenientes de fondos federales.

Dicta la denuncia que, en el 2013, Torres Rodríguez se reunió con un individuo no identificado (Individuo C), y acordó escribir y someter propuestas al DE a nombre del Municipio de Sabana Grande con el objetivo de obtener fondos federales para varios proyectos.

Los miembros de la conspiración, cuyos nombres no fueron revelados, crearon el correo electrónico "[email protected]" y sometieron las propuestas electrónicamente a través del sistema UPT. Dos de esas propuestas resultaron en acuerdos ejecutados por el Individuo C a nombre del Municipio de Sabana Grande, concretados en dos proyectos: “Verano Educativo” y “Desarrollo Continuo”.

De acuerdo con la acusación, ambos acuerdos contenían “falsa representación” acerca de la capacidad del Municipio para administrar los proyectos utilizando solo personal del Ayuntamiento. De hecho, ambos contratos contenían una cláusula que prohibía la subcontratación.

 Sin embargo, en violación al contrato, el Individuo C firmó contratos a nombre del Municipio de Sabana Grande con Administrative Environmental and Sports Consultants (AESC) -la compañía de Torres Rodríguez- para que se hiciera cargo del proyecto “Verano Educativo”. El otro proyecto –“Desarrollo Continuo”- fue otorgado a otra compañía no identificada (Compañía F), la cual relegó los servicios también a AESC.

“Esto produjo ganancias netas para el Municipio de Sabana Grande, la Compañía F y AESC sin el conocimiento ni consentimiento del Departamento de Educación”, lee el documento de admisión de culpa de Torres Rodríguez.

El 25 de octubre de 2013, el Departamento de Hacienda emitió un cheque por $1,134,720 al Municipio de Sabana Grande, y el 19 de diciembre del mismo año, el Municipio le pagó $739,239.40 a AESC.  

Asimismo, el 14 de noviembre de 2014, Hacienda emitió un segundo cheque por $1,770,200 al Municipio, de los cuales, $1,378,212 fueron a manos de la Compañía F, la cual desembolsó $752,043.78 para AESC por concepto de los gastos del proyecto y su margen de ganancias.

La denuncia, por ende, establece que el Municipio de Sabana Grande obtuvo $787,469.60 en ganancias netas aproximadas, provenientes de fondos federales, “sin haber realizado trabajo alguno, y sin el conocimiento y consentimiento del Departamento de Educación”.

Este medio ha intentado comunicarse con el alcalde de Sabana Grande, Miguel Ortiz Vélez, pero hasta ahora los esfuerzos han sido infructuosos.


💬Ver 0 comentarios