(horizontal-x3)
(GFR Media)

La jueza María del Pilar Vázquez, del Tribunal de Mayagüez, no encontró causa para arresto contra la voleibolista estadounidense Kim Willoughby por cargos de asesinato y maltrato de menores por la muerte de su hija de tres años ocurrida en marzo de 2016 en Puerto Rico.

Aunque originalmente la muerte de la menor se investigó como un accidente, luego que Willougbhy alegara que sufrió una caída en la bañera de su residencia en Mayagüez en un momento en que ella había salido a buscar una toalla, durante la investigación surgió que las pruebas de forenses realizadas a Kailia, nombre de la niña, arrojaron que los golpes que le causaron la muerte no eran compatibles con la caída.

“El informe de Ciencias Forenses arrojó que la causa de muerte no era compatible con una caída, al contrario la causa de la muerte fue un severo golpe corporal”, explicó la comandante Janice Rodríguez, del Cuerpo de Investigación Criminal de Mayagüez y quien estuvo en la vista.

Al momento se desconoce si el fiscal Esteban Miranda radicará en alzada. La atleta fue representada por el licenciado Harry Padilla.

Según indicó hoy la Oficina de Prensa de la Policía de Mayagüez, la jugadora, que vio acción con varios equipos en la Liga de Voleibol Superior Femenina (LVSF) así como en la de Baloncesto Superior Femenino, enfrentaba la justicia por violaciones al artículo 93 del Código Penal (asesinato) y a la Ley 246 para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores.

Informes periodísticos señalan que la atleta tiene una convicción previa por agredir a una mujer en una discoteca en Honolulu, Hawái, en un incidente acontecido el 16 de diciembre de 2006. Por ese caso, recibió una sentencia de cinco años en probatoria y se le obligó a pagar los gastos médicos de la víctima, identificada como Sara Daniel.

Willoughby, de 37 años, viajó a Puerto Rico hace varios días, pues según informó Telenoticias Canal 2, la atleta reside en Orlando, Florida, en la actualidad.

Kailia, hija adoptiva de la voleibolista natural de Luisiana, falleció el 2 de marzo de 2016. En ese momento, se informó que la pequeña sufrió un accidente cuando salía de bañarse. Para ese entonces, Willoughby, medallista de plata con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, jugaba para las Indias de Mayagüez de la LVSF.

De acuerdo al informe de la Policía de Mayagüez redactado en ese entonces, Kailia murió a consecuencia de un golpe que recibió en la cabeza tras resbalar en la bañera mientras Willoughby buscaba una toalla, en hechos ocurridos en la urbanización Sultana de Mayagüez. Según múltiples fuentes consultadas por este medio en el 2016, Willoughby y su entonces compañero, el acomodador de los Indios en el Voleibol Superior Masculino, José Emir Guilloty, adoptaron a la niña que era parte de la familia de la voleibolista.


💬Ver 0 comentarios