La jefa de fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez, notificó que ya hay siete personas presas como parte del operativo. (GFR Media)

Una organización criminal que presuntamente distribuía cocaína, heroína y marihuana en frascos con etiquetas de fármacos quedó desarticulada hoy, en Ponce, luego de que las autoridades federales diligenciaron 50 órdenes de arresto.

Seis de los acusados fueron arrestados en Estados Unidos, mientras siete ya están presos, indicó la jefa de fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez. Aún faltan por arrestar a 16 de los acusados por conspirar para poseer y distribuir heroína, crack, cocaína y marihuana en el área sur de Puerto Rico.  La mayoría de estos residía en Ponce.

Rodríguez expuso que, en el caso de la marihuana, la organización presuntamente empacaba la droga en envases que simulaban cannabis medicinal. “Ellos se aprovecharon del ‘boom’ que hay recientemente con el cannabis medicinal, para disfrazar sus actividades ilegales y que parecieran recetas genuinas”, comentó.

La fiscal María Montañez detalló que la entidad poseía impresoras que utilizaban para producir las etiquetas falsas, no solo de cannabis, sino de medicamentos recetados para enfermedades crónicas.

A preguntas de El Nuevo Día, Montañez afirmó que se trata de la primera vez que se encuentra evidencia para acusar a una organización criminal que fabrica etiquetas falsas de cannabis medicinal para disfrazar su negocio ilícito. El cannabis se autorizó en Puerto Rico, en 2015, mediante una orden ejecutiva del exgobernador Alejandro García Padilla.

Autoridades federales ofrecen detalles sobre las 50 órdenes de arrestos

Autoridades federales ofrecen detalles sobre las 50 órdenes de arrestos.

Posted by El Nuevo Día on Thursday, September 26, 2019

La ganga operaba, desde 2013, en los residenciales públicos José N. Gándara y Hogares de Portugués y áreas vecinas. 

Las autoridades federales estimaron que la organización manejó millones de dólares en el negocio ilícito de la venta de sustancias controladas. 

Algunos de los puntos de droga estaban ubicados en las escaleras de estos residenciales públicos. Los miembros de la organización supuestamente colocaban candados en los portones de estos residenciales para evitar la entrada de la Policía. 

Iván Arvelo, director de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), sostuvo que las personas que viven en complejos de vivienda pública no merecen vivir bajo ese régimen de terror.  “No merecen vivir en un ambiente de armas y drogas, y mucho menos atemorizados por un grupo que pretende tomarlos como rehenes a través de intimidación”, dijo. 

La investigación conjunta entre las autoridades estatales y federales comenzó en 2016, mencionó John Kanig, subdirector de la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés) en Puerto Rico.

Los arrestos diligenciados incluyen a 48 hombres y dos mujeres quienes ocupaban distintas posiciones en la organización, desde dueños del punto, jefes, ejecutores, corredores y vendedores.  La fiscalía identificó comolos líderes a Christopher “Keke” Román Medina y Víctor “Manuel Silva” Torres Galindo.

La pareja de Román Medina y uno de los hijos de este fueron víctimas de un atentado a tiros, en diciembre de 2017, cuando se encontraban en un vehículo Mercedes Benz.       

Los acusados enfrentan un mínimo de 10 años de cárcel hasta un máximo de vida en prisión, informó la jefa de fiscalía.


💬Ver 0 comentarios