Unos 184 maestros retirados, que participaron en el plan de pensiones de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de San Juan, demandaron a la institución religiosa (semisquare-x3)
Unos 184 maestros retirados, que participaron en el plan de pensiones de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de San Juan, demandaron a la institución religiosa. (GFR Media)

Luego de que la Arquidiócesis de San Juan se acogiera a la quiebra como “último recurso” para mantenerse a flote, el Tribunal de Primera Instancia de la capital ordenó la paralización del embargo a sus cuentas bancarias.

Se ordena la paralización de los procedimientos y el archivo, sin perjuicio de la demanda de epígrafe para fines estadísticos”, reza la sentencia.

La Arquidiócesis, que buscó ayer miércoles la protección bajo el Capítulo 11 –reorganización corporativa– de la Ley de Quiebras federal, adeuda a sus acreedores más de $16.1 millones. 

Unos 184 maestros retirados, que participaron en el plan de pensiones de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de San Juan, demandaron a la institución religiosa y reclamaron una deuda de $4.5 millones por beneficios adquiridos. 

El 26 de marzo pasado, el Tribunal de Primera Instancia emitió una orden para embargar las cuentas de la Iglesia católica luego de que se venciera el plazo que tenía la institución para depositar $4.7 millones como le había ordenado el juez. 

Yalí Acevedo y otros Vs. La Santa Iglesia Católica y otros by El Nuevo Día on Scribd

El 20 de agosto, el juez del Tribunal de San Juan, Anthony Cuevas Ramos, ordenó poner en efecto el embargo que había sido requerido desde marzo, pero cuya ejecución había sido detenida mientras la controversia se mantenía viva en procesos apelativos. 

Tras el embargo, se paralizó por completo la operación de la Arquidiócesis porque no hay dinero para operar ni para pagarles a los empleados. No nos quedó más alternativa”, dijo la representante legal de la Arquidiócesis, Carmen Conde, a El Nuevo Día, al explicar porqué se tuvieron que acoger al proceso de quiebra. 

Según Conde, a consecuencia de la decisión del juez Cuevas Ramos, se embargaron 21 cuentas de la Arquidiócesis, con un balance de $606,569.13. Otras 12 cuentas, con un balance de $341,449.61, fueron congeladas, así como 160 cuentas de parroquias, con un balance de $3.8 millones. 

Durante el caso, trascendió que, si el Fideicomiso Plan de Pensión de Empleados de Escuelas Católicas, no tenía dinero para responder al reclamo de la demanda, la Iglesia católica debería pagar. El Fideicomiso paralizó el pago de las pensiones en 2016 y el 6 de junio de ese año, sus jubilados reclamaron ante la Justicia.

No obstante, la abogada mencionó que la postura de la Iglesia católica en este caso es que la Arquidiócesis tiene personalidad jurídica propia, al igual que las cinco diócesis de la isla y las parroquias.

Conde informó que, tras la radicación de la quiebra, los bancos comenzaron a “descongelar” los fondos de la Arquidiócesis.


💬Ver 0 comentarios