El juez Rafael Taboas Dávila pautó para el 20 de noviembre una vista de estado de los procedimientos en el caso que radicó el Panel del Fiscal Especial Independiente por corrupción contra el exrepresentante y la exdirectora de su oficina legislativa, Soniel Torres Suárez.

 El juez Rafael Taboas Dávila pautó esta mañana para el 20 de noviembre una vista de estado de los procedimientos en el caso que radicó el Panel del Fiscal Especial Independiente por corrupción contra el exrepresentante Ramón Luis Rodríguez Ruiz y la exdirectora de su oficina legislativa, Soniel Torres Suárez.

Los abogados de los imputados, junto a los fiscales Guillermo Garau y Manuel Núñez Corrada, pautaron para esa fecha una reunión a puerta cerrada donde se estipularían una serie de documentos, como el testimionio que prestó Torres Suárez ante la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes y récords médicos el día en que fue atendida en el Hospital Menonita, de Guayama, tras ser agredida, presuntamente por Rodríguez Ruiz a principios de noviembre del año pasado. 

A la vista de esta mañana se presentaron los uniformados del área policiaca de Guayama que le tomaron las primeras declaraciones a Torres Suárez en el hospital, personal de la Policía de Ponce y empleados de la Cámara de Representantes, como la secretaría Elizabeth Stewart Villanueva y personal de la Comisión de Ética como su asesora legal, Evelyn Benvenutti.

Ramón Rodríguez Ruiz durante la vista de hoy en el tribunal.
Ramón Rodríguez Ruiz durante la vista de hoy en el tribunal. (Teresa Canino )

A preguntas de la prensa al salir de sala, Garau no descartó que se pueda citar a algún legislador para el proceso de vista preliminar para que diga en sala que la declaración que prestó Torres Suárez ante la Comisión de Ética, considerada prueba de referencia, fue bajo juramento, un elemento esencial para probar el delito de perjurio. 

La contención del Ministerio Público es que Torres Suárez mintió bajo juramento tanto ante la Comisión de Ética como ante fiscales de Ponce.

El representante novoprogresista José Banchs Alemán presidía la comisión al momento en que se llevó el proceso disciplinario contra Rodríguez Ruiz. 

Garau indicó que espera presentar sobre 16 testigos y necesitaría al menos tres días de vista preliminar. Reconoció que las vistas podrían comenzar en enero. 

"Tenemos prueba desde que ella llega al hospital hasta que prestó la declaración jurada ante una fiscal (de Ponce)", dijo Garau. 

El pasado 28 de septiembre, el juez José Parés encontró causa para el arresto de ambos imputados , a quienes se les imputa participar en un esquema de fraude en la oficina legislativa que el expolítico ocupó hasta ser expulsado de la Cámara de Representantes a mediados de febrero.

Parés encontró causa contra ambos por el delito de fraude en concierto y común acuerdo. Contra Rodríguez Ruiz también se presentó otro cargo por interferencia indebida en operaciones gubernamentales.

Torres Suárez enfrenta, además del cargo de fraude, dos cargos por perjurio, tres cargos por malversación de fondos públicos, tres cargos por falsificación ideológica y un cargo por fraude o engaño a testigo.

La conducta presuntamente ilegal contra Rodríguez Ruiz emana de sus supuestos intentos de intervenir con oficiales de la Cámara de Representantes para obtener donativos legislativos para dos corporaciones sin fines de lucro creadas en su oficina legislativa. Relacionado a la misma conducta se le imputa el cargo de fraude.

Aunque fue investigado por violencia doméstica, no se le pudo radicar el cargo debido a que Torres Suárez se convirtió en una testigo mendaz al presuntamente mentir sobre el incidente de agresión.

Torres Suárez enfrenta dos cargos de perjurio por supuestamente mentir ante la Comisión de Ética de la Cámara y ante un notario público sobre el incidente de violencia doméstica en que Rodríguez Ruiz supuestamente la agredió en el rostro.

Los tres cargos de falsificación ideológica están relacionados a cómo ella preparó, según los fiscales, facturas falsas de trabajo realizado a nombre de un empleado fantasma, Gabriel Rivera González, en la oficina de Rodríguez Ruiz. Este individuo, al mismo tiempo en que alegadamente trabajaba en la Cámara, tenía un trabajo a tiempo completo en un Colegio de Guayama.

El décimo cargo contra Torres Suárez guarda relación a cómo trató de influenciar el testimonio de Rivera González en el Departamento de Justicia.


💬Ver 0 comentarios