(semisquare-x3)
Steven Sánchez Mártir durante el segundo día de la vista preliminar en alzada en el Tribunal de Caguas, el 6 de marzo de 2019. (Ramón “Tonito” Zayas)

La vista preliminar en alzada contra Steven Sánchez Mártir, acusado por el asesinato del paciente Pedro Marrero Díaz en el hospital HIMA de Caguas continuó hoy en su segundo día con la presentación de imágenes captadas por cámaras de seguridad tras los hechos ocurridos el pasado 2 de agosto de 2018. 

Con la objeción de defensa, se sometió, como prueba de identificación, ante el juez Francisco Oquendo Solís del Tribunal de Caguas, un pendrive que contiene las imágenes de las cámaras de seguridad entregadas a la Policía por José Neris Mojica, director de investigaciones del hospital. El contenido se procedió a observar mediante una computadora.

 Revive las incidencias (espera unos segundos en lo que carga)

Usuarios de la aplicación de iPhone pueden acceder a las incidencias aquí.

A preguntas de la fiscal Maribel Mojica, Neris Mojica explicó los sucesos luego de recibir una llamada a las 8:40 p.m. del 2 de agosto de 2018, notificándole sobre un asesinato en el hospital. Tras subir al quinto piso donde ocurrieron los hechos y hablar con un militar (identificado ayer como el testigo Gerardo Burgos Rosado), Neris Mojica se dirigió a su oficina en el sótano para verificar las cámaras de seguridad.

El testigo alegó que se enfocó en las cámaras del sótano y la entrada principal del hospital y en ellas observó a un hombre, con la descripción que “le había dado el militar”, entrar y salir de la instalación y arrojar lo que aparentaba ser una coletilla de cigarrillo cerca de un zafacón.

Hoffman, por su parte, cuestionó a Neris Mojica sobre su encuentro con la persona que identificó como un "militar" y como "el que testificó ayer" en el pasillo del quinto piso tras el asesinato de Pedro Marrero Díaz.

Neris Mojica dijo que Burgos Rosado le proveyó una descripción de alguien que vio salir con un abrigo con raya negra y tenis con rayas blancas, pero admitió que no le pidió descripciones adicionales y que presumió que Burgos Rosado se refería a la escena del crimen cuando este le dijo que “lo vio salir”.

De otra parte, el guardia de seguridad del hospital Josean Figueroa Rosado, quien no había testificado anteriormente, sostuvo que fue él quien recogió un suéter gris y negro en una escalera que da hacia el primer piso.

A preguntas de Hoffman, indicó que solo estuvo unos 10 segundos en el quinto piso tras la alerta de que algo ocurría, porque cuando llegó, un empleado de calidad ambiental le dijo de forma alterada que alguien había salido corriendo por las escaleras. En ese momento, Figueroa Rosado salió hacia las escaleras y, al bajar, encuentra un suéter gris y negro.

Mientras, el Ministerio Público llamó nuevamente al agente Xavier Estrada a la silla de los testigos, quien ya había testificado en vista preliminar que había sido el encargado de custodiar una coletilla de cigarrillo encontrada en el lobby principal.

Durante el contrainterrogatorio, Estrada explicó que su supervisor, el sargento Claudio, lo mandó a revisar los vídeos de las cámaras de seguridad porque habían identificado a un sospechoso. Asimismo, preguntó si Burgos Rosado estaba en la oficina de Neris Mojica cuando Estrada acudió a ver los vídeos, a lo que el testigo contestó que "no recuerda haberlo visto".

Otro testigo nuevo de Fiscalía fue el director del Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) de Caguas Caguas, Jorge Haddock, quien testificó en torno a las instrucciones que dio para actuar sobre una confidencia recibida el 9 de agosto, que desembocó en el hallazgo de una guagua Honda Odyssey, donde, presuntamente, fue transportado el acusado al Hospital HIMA.

Las preguntas de la fiscal Maribel Mojica fueron frecuentemente interrumpidas por objeciones de la defensa, bajo el argumento de que el testimonio de Haddock no era admisible porque no puede contrainterrogar a terceros que actuaron bajo órdenes del capitán.

El juez permitió las preguntas de la Fiscalía, bajo objeción de la defensa.

El proceso de vista preliminar en alzada se da luego que el juez José Ramírez Legrand revocara el 15 de noviembre pasado la decisión de la jueza Ana Paulina Cruz, quien encontró causa para juicio, por entender que en este caso existía “ausencia total de prueba”. Para esta ocasión, la Fiscalía aumentó la cantidad de testigos de cinco a 12 o 13.

La vista en alzada está pautada para continuar el 7, 8, 12 y 14 de marzo desde las 9:00 a.m.


💬Ver 0 comentarios