Áurea Vázquez Rijos está acusada a nivel federal por conspirar para asesinar a su esposo Adam Anhang. (GFR Media) (semisquare-x3)
Áurea Vázquez Rijos está acusada a nivel federal por conspirar para asesinar a su esposo Adam Anhang. (GFR Media)

La fiscalía de Puerto Rico salió mal parada en la vista de hoy, miércoles, en la continuación del juicio por el asesinato de Adam Anhang.

José Miranda, el agente de la Policía que investigó el asesinato de Anhang, declaró en el Tribunal Federal que tan temprano como el 13 de octubre de 2005 le comunicó a la fiscalía de que tenía dudas de la culpabilidad de Jonathan Román por ese crimen.

 Román había sido arrestado por Miranda el 12 de octubre de 2005 en el negocio Pink Skirt Club, de Áurea Vázquez Rijos, viuda de Anhang.

Miranda reiteró hoy, después que lo planteara ayer, que desde el principio de la investigación - el 25 de septiembre - buscaba a un tal “Alex”, que después supo que se llamaba Alex Pabón Colón con relación al crimen.

El agente había indicado que se llevó al hombre que encontró en el negocio porque supuestamente se negó a dar su información personal.

Cuando se le preguntó cuándo comenzó a tener dudas de que esa persona no era Pabón Colón, Miranda declaró que el mismo 12 de octubre.

“La misma noche del arresto, a las 11:00 p.m., llegó la mamá (de Román) y nos corrobora su nombre”, dijo Miranda.

A preguntas de uno de los abogados de la defensa en el juicio federal, Miranda contestó que le notificó sus dudas a la fiscalía de San Juan “desde el día siguiente (a la detención), el 13 de octubre” de 2005.

En otras respuestas, confirmó que aun así continuó el curso de la investigación y que la fiscalía de San Juan decidió radicar los cargos contra Román, después de que un testigo ocular del asesinato lo señalara en una rueda de confrontación por fotos el 12 de octubre de 2005.

“¿De quién es la decisión de radicar los cargos, de usted o de la fiscalía?”, le preguntó el fiscal federal José Ruiz.

“De la fiscalía”, contestó Miranda.

Algunas preguntas de la defensa legal de Vázquez Rijos intentaron presionar a Miranda para que - frente al jurado - reconociera que su investigación fue fallida y que llegó a testificar en la corte estatal en el juicio contra Román en el 2007, pese a que dudaba de su culpabilidad.

Luego, Miranda contestó en la afirmativa cuando se le preguntó si se le había planteado durante el juicio la pregunta de si dudaba sobre la culpabilidad de Román.

Al cabo del juicio, un jurado falló 9-3 declarando culpable a Román y luego sentenciado a 105 años de prisión, pese a que hubo testigos oculares que ofrecieron una identificación distinta a la del testigo de la fiscalía estatal.

Gloribel López, una vecina del área, testificó en el juicio estatal que el asesino había sido una persona que conocía como “Alex”, que conocía personalmente porque la había perseguido en dos ocasiones, y que vio todo el incidente desde que el sujeto se acercaba por la calle hasta atacar a Anhang en la esquina de la calle San Justo con la calle Luna del Viejo San Juan.

Después del veredicto del jurado el 10 de octubre de 2007, afuera de la sala, el fiscal estatal Manuel Núñez calificó a López de mentirosa, al describirla como “Lydia Echevarri´a parte dos, acongojada con la conciencia porque esta´ mintiendo”.

En el 2008, Pabón Colón confesó al Negociado Federal de Investigaciones (FBI) haber asesinado a Anhang y alegó que Vázquez Rijos lo contrató para cometer el crimen.

Cuando la fiscalía federal radicó los cargos contra Vázquez Rijos en el verano de 2008, Román fue liberado, tras cumplir ocho meses de prisión.

Pulseo por la credibilidad el testigo

A preguntas de los abogados de la defensa, Miranda admitió que el socio de negocios de Vázquez Rijos fue quien le habló por primera vez sobre Pabón Colón, el 25 de septiembre de 2005.

Unos días después, según Miranda, también le dio un número de teléfono relacionado a Pabón Colón, así como una posible ubicación en Caguas.

Miranda, sin embargo, dijo que Cacho no le reveló la fuente de la información y que se limitó a decir que eran rumores que había en el Viejo San Juan.

La defensa también llevó a Miranda a decir que fue Cacho quien le habló de las terapias matrimoniales y una demanda de divorcio de Anhang contra Vázquez Rijos.

Además, testificó que la secretaria de Cacho y Anhang, Glorivil Rosario, fue quien le entregó la computadora del canadiense cuatro días después del asesinato.

Asimismo, contestó que en el transcurso de la investigación notó que a Cacho no le caía bien Vázquez Rijos y que vio un e-mail de Cacho hacia Anhang indicando que si no se divorciaba iba a terminar la relación de negocios.

Luego, el fiscal federal José Ruiz le preguntó sobre la forma sentir de Cacho y Anhang, lo que describió como de afecto.

“¿Después de ver el e-mail de Cacho a Adam, cambió su impresión de la relación entre ellos?”, le preguntó Ruiz.

“No”, contestó Miranda.


💬Ver 0 comentarios