Sally López no le desea mal a Anaudi Hernández (semisquare-x3)
La ahora convicta caminó a la Oficina de Alguaciles, donde entre lágrimas y abrazos se despidió de sus familiares para iniciar el camino hacia el Centro de Detención Metropolitano en Guaynabo. (Juan Luis Martínez Pérez)

Acompañada de sus familiares, la exdirectora de la Administración de Desarrollo Laboral(ADL), Sally López Martínez, se entregó esta tarde a las autoridades federales para empezar a extinguir una pena de nueve años de cárcel.

Vestida con el mismo vestido negro que lució esta mañana y en cartera o sortijas, la mujer de 38 años arribó a las 3:00 p.m. a la Oficina de los Alguaciles, como ordenó  esta mañana, durante la vista de sentencia, el juez federal Pedro Delgado Hernández.

A su llegada al juzgado federal, en Hato Rey, apuntó que no tenía palabras para el otrora recaudador de la Pava, Anaudi Hernández.

"Realmente no le deseo mal a nadie. Pensé que su amistad era genuina, que sus intenciones eran genuinas, no lo fueron, por eso él tiene que pagar por eso y no es nada más él sino la justicia divina", afirmó.

"No te puedo decir si valió la pena o no. El tiempo de dios es perfecto. Él me escogió para estar en esto hoy día. ¿No sé cuál es el propósito?, pero no me resigno. Tengo que enfrentarlo", agregó.

López Martínez indicó que pidió a sus hijas, de 12 y 14 años que sigan estudiando y que sientan orgullosas de su mamá, como ella se siente orgullosa de ambas menores.

También comentó que siempre siguió los procesos en la ADL y que varios abogados evaluaban los contratos antes de estamparle su firma.

"Hay cosas que rayan en una línea o personas que se esconden detrás de los cabilderos, que no necesariamente firman un contrato, pero al estar detrás, están implicados, pero la persona que dirige una agencia no lo sabe", apuntó.

Una vez cruzó el umbral de la puerta del Tribunal Federal, la ahora convicta caminó a la Oficina de Alguaciles, donde entre lágrimas y abrazos, se despidió de sus familiares para iniciar el camino hacia el Centro de Detención Metropolitano en Guaynabo.

Allí permanecerá hasta que se le asigne una prisión en Estados Unidos. En la vista de sentencia, los abogados Joaquín Monserrate Matienzo y José Aguayo pidieron que la enviarán a una prisión en Connecticut para que esté cerca de su familia en la isla.

En la mañana, el juez Delgado Hernández sentenció a López Martínez a 108 meses de prisión y dos años de libertad supervisada.

El pasado 7 de octubre, un jurado encontró a López Martínez, a la exvicepresidenta de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) Ivonne Falcón Nieves, a su hermana Marielis Falcón Nieves y al exayudante especial de la Cámara de Representantes, Glenn RiveraPizarro, culpables de confabular con el otrora recaudador de la Pava, Anaudi Hernández Pérez, en un esquema de venta de influencias que ideó para cebarse de contratos gubernamentales.

De forma unánime, los seis hombres y seis mujeres encontraron a López Martínez culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude a programas federales y fraude electrónico, un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y privar al Estado de servicios honestos, tres cargos de fraude electrónico por esquema en la ADL y un cargo de recibo de soborno.

De acuerdo a la evidencia presentada en el juicio, López Martínez recibió regalos de Hernández Pérez, quien tejió una red de compañías que le permitió obtener contratos con la ADL, la AAA y la Cámara de Representantes, que ascendieron a $2.1 millones.

Previo al juicio, se declararon culpables y ya fueron sentenciados el exadministrador de la Cámara Xavier González; la exdirectora de compras de la AAA Sonia Barreto; el propietario y el dueño de JM Profesional & Training Group, Javier Muñiz y Carlos Luna, respectivamente; y el exdirector de Informática de la Cámara Víctor Burgos.

También quedan por sentenciar Hernández Pérez y su socio Héctor Vargas. Ambos cooperaron con la fiscalía; así como Rivera Pizarro y Ivonne y Marielis Falcón.


💬Ver 0 comentarios