Sally López tendrá que entregarse hoy a las 3:00 p.m. para comenzar a cumplir su sentencia (horizontal-x3)
Sally López, quien estuvo acompañada de familiares en el tribunal, tendrá que entregarse hoy a las 3:00 p.m. para comenzar a cumplir su sentencia. (Juan Luis Martínez)

La exdirectora de la Administración de Desarrollo Laboral (ADL), Sally López Martínez, empezará a cumplir desde hoy una sentencia de nueve años de cárcel luego de que el juez federal, Pedro Delgado Hernández, ordenó que se entregara voluntariamente a la Oficina de Alguaciles esta tarde.

Antes de escuchar la orden de su ingreso al Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo, la mujer de 38 años escuchó al togado imponerle una sentencia de 108 meses de prisión y dos años de libertad supervisada.

Usando audífonos para escuchar a la intérprete traducir al español las palabras de Delgado Hernández, la ahora convicta mantuvo el rostro serio y posó las manos sobre el atril que minutos antes había utilizado para dirigirse al togado.

Al imponer su sentencia, Delgado Hernández explicó que la exjefa de ADL cruzó una línea que no debió cruzar cuando aceptó los regalos del otrora recaudador del Partido Popular Democrático, Anaudi Hernández, violando la confianza del pueblo.

"Ahora se encuentra en esta situación difícil para ella, para sus hijas y para su familia. El Tribunal no es indiferente a estas condiciones",  afirmó el juez de voz grave.

En una sala que poco a poco se poblaba de público, Delgado Hernández rechazó la petición de los abogados de la defensa, Joaquín Monserrate Matienzo y José Aguayo Caussade, para que sentenciara a López Martínez a una pena que no excediera los cincos años de prisión y la solicitud de los fiscales federales José Capó Iriarte y Timothy Henwood, quienes pidieron originalmente una pena de 10 a 12 años de cárcel.

Pide perdón al país y a sus hijas

Durante la audiencia, que se extendió hasta las 12:10 p.m., López Martínez ofreció una larga alocución, donde repasó su vida desde sus inicios en Salinas hasta que ocupó el puesto de jefa de ADL durante la administración del exgobernador Alejandro García Padilla.

Hablando por espacio de 32 minutos, detalló el impacto que la acusación federal tuvo sobre ella y sus hijas de 12 y 14 años.

No lloró, pero la voz se le entrecortó en ocasiones al mencionar a su prole.

Leyendo un documento de varias páginas, López Martínez comentó sobre la muerte de su padre cuando tenía 19 años, los almuerzos que vendió para sustentarse durante su época en la universidad y el solapado discrimen por género que sintió cuando empezó a escalar posiciones de poder.

Apuntó que durante el proceso de reflexión que provocó la acusación, aprendió a perdonarsey descubrió que durante su desempeño en el gobierno había "algunas personas que se ocultaban detrás de otras, que se vestían de ovejas pero en realidad son alacranes y lobos".

"Me tomó tiempo aceptar que cometí un error. Eso lo admito", afirmó. Apuntó también que cuando se perdonó, inició el proceso de levantarse y reinventarse.

"Esto no termina aquí", aseguró la exfuncionaria, quien pidió perdón a su familia, sus hijas y al país.

Al inicio de la vista, los abogados de defensa resaltaron que López Martínez no recibió miles de dólares en regalos sino que los obsequios que recibió de Hernández Pérez podían estimarse en unos $3,121, y apelaron al sentido de humanidad del togado para que impusiera una pena menor a la solicitada por la fiscalía federal.

Quedó pendiente el asunto de la restitución puesto que existe una discrepancia en torno al beneficio real que recibió Hernández Pérez, quien logró contratos con ADL por $1.7 millones, cantidad que los fiscales piden que se restituya.

Según los abogados defensores, la ganancia neta en exceso asciende a $322,114.

Una vista para discutir ese asunto se pautó para el 24 de octubre.

López Martínez abandonó el juzgado sin hacer comentarios para regresar a las 3:00 p.m. a entregarse a la Oficina de los Alguaciles.

El licenciado Monserrate Matienzo calificó la sentencia de excesiva y aseguró que se apelará el veredicto y la sentencia.

El pasado 7 de octubre, un jurado encontró a López Martínez, a la exvicepresidenta de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) Ivonne Falcón Nieves, a su hermana Marielis Falcón Nieves y al exayudante especial de la Cámara de Representantes, Glenn Rivera Pizarro culpables de confabular con Hernández Pérez en un esquema de venta de influencias que ideó para cebarse de contratos gubernamentales.


💬Ver 0 comentarios