El Tribunal Federal en San Juan. (GFR Media)

Una mujer fue sentenciada hoy, jueves, a diez años de prisión federal por incitar a un menor a incurrir en conducta sexual, mientras que en otro caso un jurado declaró culpable a un hombre acusado por solicitar sexo con una menor.

En el primer caso, el juez federal Gustavo Gelpí sentenció a Tanya Figueroa Pagán a 120 meses de prisión y, luego, a 12 años de libertad supervisada.

La mujer había sido arrestada en el 2016 en Toa Baja por agentes de la Oficina de Investigaciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI), tras un referido de la Policía. Los cargos en su contra alegan que “sostuvo conversaciones sexualmente explícitas con un menor de 13 años de edad y supuestamente le propuso llevarlo a un hotel para incurrir en conducta sexual criminal”.

En el segundo caso, Rafael Soler Montalvo fue declarado culpable por tratar de tener sexo con una menor de 13 años.

La supuesta menor realmente era un agente encubierto de ICE-HSI con quien Soler Montalvo se comunicó por correos electrónicos y aplicaciones de mensajería durante marzo y abril de 2017, hasta que el ahora convicto solicitó encontrarse para tener relaciones sexuales.

Según la denuncia, le indicó encontrarse en un centro comercial de Mayagüez y le llegó a enviar fotografías de sí mismo para que la supuesta menor pudiera identificarlo. Poco después fue arrestado por policías y agentes federales.

Soler Montalvo es un oficial retirado de la Policía de Nueva York que vivía en el área oeste de Puerto Rico.

Ahora se expone a un mínimo de 10 años de prisión.


💬Ver 0 comentarios