(semisquare-x3)
El juez federal aprobó que el juicio contra la corporación sea primero y que luego se enjuicie a los demás acusados, cuya cantidad asciende a 52 personas. (GFR Media)

El juez federal Jay García Gregory ordenó que la empresa Rocket Learning, acusada por fraude al Departamento de Educación, enfrente un juicio separado de sus empleados que también fueron acusados por el mismo esquema.

García Gregory acogió una petición sometida por la defensa para que los juicios fueran desligados y señaló que la fecha para la selección del jurado quedó para el 14 de enero de 2020.

También aprobó que el juicio contra la corporación sea primero y que luego se enjuicie a los demás acusados, cuya cantidad asciende a 52 personas.

La defensa de Rocket Learning, encabezada por el licenciado Juan Acevedo, planteó en una moción que esta medida es “apropiada bajo las circunstancias inusuales de este caso, en el interés por la eficiencia y economía judicial, porque la evidencia que presentará Rocket puede promover la reconsideración de los cargos contra otros acusados y puede evitar la necesidad de hasta ocho juicios”.

Acevedo señaló que parte de la defensa se basará en el “volumen masivo de evidencia analítica, forense, testimonial y documental”, que “revelará no solamente la incapacidad de la fiscalía de cargar el peso de la prueba más allá de duda razonable”, sino que también “desaprobará los reclamos de la fiscalía”, incluyendo que los acusados “participaron en un esquema amplio en la compañía para defraudar por $954,297 por espacio de dos años”.

El abogado reveló que utilizará análisis de datos que la fiscalía “tenía antes de que presentara el pliego acusatorio enmendado al Gran Jurado y que es exculpatoria… pero que la fiscalía deliberadamente ignoró o falló en revisar”.

La fiscalía federal se opuso a la propuesta. Planteó que los argumentos de la defensa eran contradictorios en cuanto a la eficiencia y economía, mientras que convenía mejor, primero, realizar un juicio con un grupo de los primeros cinco acusados, incluyendo empleados de nivel gerencial.

Sin embargo, el juez ordenó la separación de los procesos. Los juicios contra los demás acusados se pautarán una vez termine el proceso contra la corporación.

En septiembre de 2015, Rocket Learning y decenas de sus empleados, entre maestros y gerenciales, fueron acusados por las autoridades federales por un esquema de fraude para presuntamente agenciarse fondos de Título I por servicios de tutorías no rendidos.

Algunos de los cargos están relacionados con 26 facturas emitidas entre los años 2011 y 2013.

Este caso resonó en febrero pasado, cuando el juez García Gregory emitió una orden de arresto contra la entonces secretaria de Educación, Julia Keleher, por el atraso en la entrega de documentos solicitados por Rocket Learning para preparar su defensa en el caso.

Keleher no fue arrestada después de que el personal de su oficina acordó la entrega a los abogados de Rocket Learning.


💬Ver 0 comentarios