Steven Sánchez MSteven Sánchez Mártir, acusado por el asesinato de un hombre que convalecía en el hospital HIMA de Caguas, durante la vista preliminar en su contra en la sala 201 del Centro Judicial de Caguas. (semisquare-x3)
Steven Sánchez MSteven Sánchez Mártir, acusado por el asesinato de un hombre que convalecía en el hospital HIMA de Caguas, durante la vista preliminar en su contra en la sala 201 del Centro Judicial de Caguas. (Ramón “Tonito” Zayas)

El desfile de testigos en la vista preliminar en alzada contra Steven Sánchez Mártir, acusado por el asesinato de Pedro Marrero Díaz  en el hospital HIMA de Caguas, continuará el próximo miércoles, luego de que el Ministerio Público sentara hoy, lunes, seis personas a testificar en la sala 201 del Centro Judicial de Caguas. 

La última del día fue el agente federal Carlos R. Vázquez Gómez, del Negociado Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés), quien presentó ante el juez Francisco Oquendo Solís el reporte final de un análisis de laboratorio de un abrigo gris y negro que había sido ocupado en la escena de los hechos, que se presume pertenece Sánchez Mártir, y arrojó positivo a residuos de pólvora.  

La abogada Jane Hoffman levantó objeciones respecto a la inclusión del abrigo y el resultado de laboratorio como evidencia. Argumentó ante el juez que en el pasado ya había levantado objeciones respecto a dicha pieza de vestir. 

"Desconocemos en qué circunstancias lo adquiere Lisandra (Aponte, agente a cargo de la investigación) y se lo entrega a él (Vázquez Gómez)”, sostuvo la defensa. 

Ante preguntas de la Fiscalía, el agente federal explicó que el abrigo se lo entregó Aponte el 13 de septiembre de 2018, envuelto en una bolsa de papel con cinta de evidencia, luego de una reunión en la que también estuvo presente la fiscal Maribel Mojica y el fiscal Yamil Juarbe. Hoffman, sin embargo, continuó el cuestionamiento. 

"¿Sabe de donde salió la pieza?", preguntó. “Que yo haya visto cuando la levantaron, no”, respondió el agente federal. 

El abrigo fue enviado a un laboratorio privado el Filadelfia que según el agente, cumple con los estándares establecidos por las autoridades federales para realizar el tipo de análisis requerido. Hoffman cuestionó incluso que no fuera un laboratorio del FBI y que la evidencia llevara el nombre de Sánchez Mártir.

"La evidencia es pieza del caso de Steven Sánchez Mártir, así me lo entregan a mí", dijo Vázquez Gómez al explicar la razón de la identificación en la evidencia analizada.  

Más temprano, la licenciada Hoffman también levantó objeciones respecto a la orden de allanamiento y registro que se diligenció la madrugada del 7 de agosto de 2018 al apartamento del sospechoso en el residencial Rafael López Sicardo en San Juan.

Hoffman cuestionó que en la orden de allanamiento se enfatizara en la búsqueda de ciertos artículos como una polo rosa, un mahón azul, celular y tenis, pese a que el agente que hizo la observación desde afuera hacia el interior del apartamento solo había identificado dos municiones sobre una mesa.

"Es un subterfugio para llevarse evidencia que pueda conectar a un imputado con la comisión de un delito. Eso es lo que surge de todo lo que hemos visto durante la mañana de hoy”, afirmó la abogada, al cuestionar también por qué se ocuparon cinco teléfonos celulares y un par de tenis del interior de una guagua Ford Explorer con una segunda orden de allanamiento la misma madrugada, a pesar de que la orden era para incautar "sustancias controladas".    

Durante la vista, en la silla como testigo del Ministerio Público estuvo en la mañana el agente Leonardo Borges Santiago, adscrito a la División de Inteligencia del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan. Borges Santiago fue uno de los agentes que participó del operativo de arresto de Sánchez Mártir y su tarea era identificar al sospechoso de asesinato en el lugar donde se realizaría la operación.

El agente relató al juez Oquendo Solís las instrucciones que le fueron impartidas a él y al resto de los agentes que participarían del operativo en el residencial Rafael López Sicardo en San Juan. "Yo sería el identificador de la persona (Steven Sánchez Mártir)", manifestó.

Borges Santiago relató que la noche del operativo - en el que participaron alrededor de 50 agentes el 6 de agosto de 2018- identificó al sospechoso ubicado frente a un portón luego de salir del apartamento que eventualmente se allanó. El sospechoso se acercó a una guagua marca Ford Explorer por la ventana del conductor y el agente avisó a una patrulla sobre la ubicación de Sánchez Mártir. De acuerdo al agente, cuando el sospechoso se percata de la presencia de la Policía, "tira un contenido hacia el interior de la guagua y sale corriendo" entre los edificios del residencial. El agente no pudo identificar qué tipo de contenido era el que el sospechoso presuntamente sostenía en sus manos. Ante cuestionamientos de la defensa, respondió con un "no" cuando se le preguntó si vio al sospechoso cometiendo un delito, o con droga o un arma de fuego visible. Durante el intento de huida los agentes arrestaron a Sánchez Mártir.

Hoffman llamó la atención sobre que el agente había realizado observaciones al interior del apartamento, más allá de las instrucciones de identificar al sospechoso. "A usted nadie le dijo vaya y asómese para verificar si hay algo delictivo”, argumentó. "No tenía instrucciones de que hiciera una vigilancia para allanamiento". El agente respondió que no tenía esas instrucciones específicas. Borges Santiago sostuvo, sin embargo, que el hecho de haber visto las municiones y tener conocimiento sobre la investigación del asesinato ocurrido en el hospital HIMA en Caguas, lo hacia parte del equipo de la investigación.

El agente indicó que regresó al Cuartel de Drogas de san Juan a preparar el documento para solicitar la orden de allanamiento. Explicó que allí tuvo tuvo una conversación con la fiscal Maribel Mojica, del Ministerio Público, en relación al caso de asesinato en cuestión. 

"Conversando en relación al caso, me instruye (la fiscal)”, indicó en agente, que incluyó entonces en la solicitud de la orden de registro la polo color rosa, el mahón azul, un par de tenis y un celular. 

Sánchez Mártir enfrenta cargos por asesinato y violación a la Ley de Armas, en relación a los hechos ocurridos el 2 de agosto de 2018 en el hospital HIMA de Caguas.

En la silla de testigos también se sentó el agente Reimundo Quiñones Castro, de la División de Homicidios de Caguas, encargado de realizar el allanamiento en la residencia de Sánchez Mártir. El oficial testificó ante el juez que como parte del allanamiento certificó en el inventario que se ocupó una camisa color rosa que se encontraba 'tirada en la sala', un celular, un par de tenis blanco y negro, un mahón azul largo y un bulto negro con 23 municiones de calibre .300 milímetros, un cargador de arma, 22 municiones .9, una munición .40 y una calibre .38. También se ocuparon dos máscaras,una cartera con diferentes identificaciones de personas y varios celulares adicionales. 

La camisa, el pantalón y el par de tenis se llevó al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) a solicitud del agente por petición del Ministerio Público-de acuerdo a lo que se dilucidó en la vista preliminar- para un análisis de ADN y análisis serológicos. Supuestamente, las piezas que fueron llevadas al ICF para análisis contenían aparentes manchas de sangre

También trascendió que las municiones que fueron ocupadas se entregaron a las autoridades federales. Hoffman argumentó que a Sánchez Mártir se le radicaron cargos por violación a la Ley de Armas, pese a que las municiones y el cargador se entregaron a las autoridades federales.

El agente también fue el encargado de allanar el vehículo Ford Explorer al que Sánchez Mártir se había acercado previo a su arresto. En ese vehículo se ocuparon cinco teléfonos celulares y un par de tenis, pero la orden solo indicaba que se buscaban "sustancias controladas", trascendió durante la vista preliminar. Quiñones Castro sostuvo, sin embargo, que ocupó los artículos como parte de la investigación, incluyendo el vehículo. Reconoció, no obstante, que no se ocupó nada “ilegal”, en la guagua y trascendió que desde el 7 de agosto, los artículos incautados en la Ford Explorer se encuentran en el cuarto de evidencia de la Comandancia de Caguas.

También se sentaron como testigos de la Fiscalía el agente Ismael Vázquez Vázquez placa, de la División de Servicios Técnicos del CIC de Caguas; el agente José Raúl Gracia Vega, también de la División de Servicios Técnicos de Caguas; y José A. Soto Rivera, quien trabaja como investigador en el Departamento de Obras Públicas y Transportación (DTOP).

La vista comenzó a principios de marzo, pero luego se pospuso. Durante los primeros dos días de trabajo, la fiscalía y la defensa de Sánchez Mártir debatieron la ubicación del acusado en el lugar de los hechos.

Asimismo, la fiscalía presentó, con objeción de la defensa, imágenes captadas por cámaras de seguridad del hospital como prueba de identificación del sujeto.

La fiscalía tomó la decisión de acudir ante el tribunal en alzada luego que el juez Ramírez Legrand emitió un fallo el 15 de noviembre para desestimar los cargos por asesinato y Ley de Armas contra Sánchez Mártir, pese a que dos días antes, la jueza Ana Paulina Cruz había determinado causa para juicio.

Ramírez Legrand expuso en el fallo que existía “ausencia total de prueba" contra el acusado y que ninguno de los testigos de cargo pudo ubicar al acusado al momento del crimen que se le imputa.


💬Ver 0 comentarios