Yadira Delgado Candelaria murió por 108 puñaladas durante el 2006. Ahora, luego de que se examinaran varios vellos, los abogados del prisionero explican por qué piden que el caso regrese a la sala del tribunal.

Arecibo - Los abogados del Proyecto Inocencia solicitarán dentro de los próximos 30 días un nuevo juicio y la excarcelación inmediata de Eduardo Correa López, esto luego de que el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) entregara esta mañana en la sala de la jueza Heidi Keiss un examen de material genético mitocondrial que no ubica al convicto en la escena en la que fue asesinada Yadira Delgado Candelaria, el 28 de noviembre de 2006 en el barrio Barrancas, de Arecibo.

Por este crimen, Correa López y Tomás Delgado Nieves, quien era pareja de la víctima, fueron sentenciados a cadenas carcelarias de sobre 100 años en el 2008. El Proyecto Inocencia es una iniciativa de la Universidad Interamericana que busca restar convicciones por varios delitos, incluyendo el de asesinato, con pruebas de análisis de material genético.

En la sala del Tribunal de Arecibo, las partes se limitaron a consignar que habían recibido esta misma mañana el resultado de las pruebas de parte del personal del NCF, que a su vez los recibió del laboratorio Serological Research Instituto, en California.

Una prueba previa de tres vellos realizada por el NCF tampoco había ubicado en la escena del crimen a Correa López.

Al salir de sala, los abogados Julio Fontanet y Vanessa Mullet divulgaron el resultado, acompañados por los padres de Eduardo, Carmen López y Eduardo Correa. Correa López estuvo en sala vestido con su uniforme de presidiario.

”Bien feliz, bien feliz. No tengo más palabras”, dijo López a la prensa. “Espero que ya terminemos con esto”, agregó al explicar que está lista para un posible nuevo juicio.

 “Mi pregunta es quién nos va a pagar esos 11 años de prisión y suplicios para nosotros”, sostuvo emocionada.

Correa dijo que estaba satisfecho y agradeció la intervención del Proyecto Inocencia. A preguntas, dijo que “quisiera llevármelo hoy. Fueron 11 años que no he estado con él injustamente”.

“Ahora, pues, seguir hacia adelante con un nuevo juicio, que es lo que esperamos”, añadió.

Mullet explicó que, de 16 vellos sometidos a prueba y que fueron levantados en una sangrienta escena compatible con las 108 puñaladas que recibió la mujer, un total de nueve no arrojaron resultado porque estaban muy degradados. De los otros siete, en cinco son compatibles con la víctima, mientras que no incluyen ni excluyen a Correa López.

“Hay dos pelos que no son ni de Yadira ni de Eduardo, por lo que son del verdadero asesino”, argumentó Mullet.

Fontanet dijo “intuir” que Delgado Nieves ha presentado material genético para ser examinado, pero no precisó si los dos vellos de la “tercera persona” son compatibles con su material genético. De hecho, el NCF recomienda quese le levante material genético nuevo a Delgado Nieves. Aún sin fuera descartado mediante pruebas científicas, tanto Mullet como Fontanet recalcaron que ya las pruebas concluidas no ubican a su cliente en la escena.

Sobre estos dos vellos de una tercera persona, Fontanet indicó que se encontraron en el baño de la residencia donde ocurrió el crimen y pudieran pertenecer a alguien que quiso lavarse manchas de sangre.

“Esos vellos tienen que pertenecer al verdadero agresor. Estamos bien contentos con ese resultado y vamos a estar peticionando la moción de nuevo juicio próximamente y emplazamos al Estado… ya Eduardo ha cumplido una sentencia que no le corresponde. Ojalá podamos ir juntos de la mano y pedir la pronta excarcelación de Eduardo”, dijo Fontanet.

“No hay ninguna prueba que se difundió hoy que vincule categóricamente a Eduardo con la escena”, insistió el abogado. “La prueba científica establece de manera inequívoca que Eduardo no estuvo en la escena, por lo tanto, no meramente merece un nuevo juicio, sino que debe ser declarado no culpable”.

Correa López fue convicto por un jurado en el 2008 y sentenciado a 111 años de cárcel luego de que la hija de la víctima, entonces de nueve años, lo ubicara en la escena del crimen.

Trascendió que, al momento de ser asesinada su madre, la niña se encontraba en su cuarto, pero supuestamente vio a los agresores, entre los que se encontraba su padre, por un espacio abierto por encima de la puerta.

La entonces menor de edad no identificó inicialmente a Correa López como parte de la investigación, pero lo señaló meses después al coincidir con él en un restaurante. Correa López y Delgado Nieves eran compañeros de trabajo y lo único que ha reconocido es que le dio transportación a Delgado Nieves a la residencia, pero nunca entró.

Alberto Miranda Schmidt, quien llevó el peso de la prueba durante el juicio del 2008, dijo a la prensa que se analizará el estudio revelado hoy junto a directivos del Departamento de Justicia antes de tomar cualquier determinación. Mientras, esperan por los escritos de nuevo juicio ya anunciados por la defensa.

“De los pelos que se habían analizado, no se puede concluir que no son de él ni que son de él o de la víctima”, puntualizó.

Cuando se le recordó a él y al fiscal Yamil Juarbe que se encontró material genético de una tercera persona, Juarbe reconoció que Delgado Nieves ya fue convicto.

“Hay un resultado en el informe en que no se puede descartar a Eduardo como donante. Responsablemente haremos el estudio, nos reuniremos con la secretaria de Justicia, la jefa de los fiscales y evaluaremos lo que presente la defensa”, dijo.

Cuando se le insistió en que la prueba científica no ubica a Correa López en la escena, Juarbe recordó que la menor indicó haber observado personas con guantes puestos.

 “Hay una explicación de por qué no habría pelos de él o de los asesinos”, dijo Juarbe.


💬Ver 0 comentarios