Juan Carlos Méndez y Antonio Ramos fueron convictos en 1992 por el asesinato de Haydée Maymí y sus hijos, Eduardo y Melissa. (GFR Media) (semisquare-x3)
Juan Carlos Méndez y Antonio Ramos fueron convictos en 1992 por el asesinato de Haydée Maymí y sus hijos, Eduardo y Melissa. (GFR Media)

Un panel del Tribunal de Apelaciones pautó para el 21 de febrero una vista argumentativa para atender la oposición del Estado a la celebración de un nuevo juicio contra Antonio Ramos Cruz y Juan Carlos Meléndez Serrano, convictos por la llamada Masacre de Trujillo Alto, ocurrida el 25 de junio de 1989.

El Departamento de Justicia solicitó -mediante una moción radicada el viernes, 1 de febrero- tiempo adicional para prepararse para la vista, que estaba pautada para celebrarse el pasado jueves.

Ramos Cruz es representado por abogados del Proyecto Inocencia y Meléndez Ramos, por Alex Rosa Ambert y Juan Matos de Juan.

El panel de jueces, compuesto por Waldemar Rivera Torres, Carlos Salgado Schwarz y Luisa M. Colom García, repautó la vista sobre la oposición de la defensa, que describió la petición como “inconcebible” y “otro retraso más promovido por el Estado en la adjudicación final de este asunto”, según reza una moción presentada.

En el escrito de Justicia, firmado por el fiscal Juan B. Ruiz Hernández, se planteó que la Oficina del Procurador General tiene que familiarizarse con la prueba presentada en el juicio de 1992.

También se opone a que la defensa de Ramos Cruz, encabezada por los abogados Julio Fontanet y Vanessa Mullet, utilice una presentación en el programa Power Point ya que “podría afectar, no solo la naturaleza y fluidez de los procesos pautados… Sino que puede ser un medio para incluir en el récord información y argumentos impertinentes al asunto a dilucidarse”.

Réplica en caso de Arecibo

Por otra parte, abogados del Proyecto Inocencia radicaron el lunes 4 de febrero una moción en el Tribunal de Arecibo replicando una moción de Justicia, que también se opone a la celebración de un nuevo juicio para Eduardo Correa López, quien desde 2008 extingue una sentencia de 111 años por la muerte de Yadira Delgado Candelaria, ocurrida en el 2006.

Una prueba de material genético mitocondrial, presuntamente, no ubica al convicto en la escena del crimen de Delgado Candelaria.

Los abogados de Correa López solicitaron su excarcelación y nuevo juicio el 2 de noviembre, pero no han recibido respuesta. El 12 de diciembre, el ministerio público presentó sus argumentos en contra de la concesión de un nuevo juicio y, en síntesis, sostiene que el examen científico no descarta a Correa López como donante de siete pelos levantados en el cuerpo de la víctima.

“A pesar de lo contundente de los hallazgos, el ministerio público vuelve a oponerse a la solicitud de nuevo juicio como si fuera su obligación ministerial oponerse”, señaló Fontanet en la moción dirigida a la jueza Glendaliz Morales Correa.


💬Ver 0 comentarios