El arzobispo Roberto González Nieves realizó ayer, domingo, una misa en la Parroquia San Mateo de Santurce, cuyas cuentas bancarias fueron embargadas. (semisquare-x3)
El arzobispo Roberto González Nieves realizó ayer, domingo, una misa en la Parroquia San Mateo de Santurce, cuyas cuentas bancarias fueron embargadas. (Luis Alcalá del Olmo)

La Arquidiócesis de San Juan supuestamente sacó $500,000 de su cuenta bancaria, luego que el juez superior Anthony Cuevas Ramos emitiera en marzo pasado una orden de embargo contra la Iglesia católica como parte de una demanda radicada por decenas de maestros y jubilados de la Academia Perpetuo Socorro en San Juan para exigir el pago de sus pensiones, denunció hoy el abogado de los demandantes, Antonio Bauzá Santos.

"Tenemos conocimiento de que el mismo día que se dictó la orden de embargo, en marzo 18 (16) del 2018, el monseñor Roberto González sacó medio millón de dólares del Banco Popular temiendo que los fueran a embargar. Hace unos años sacaron unos cuantos millones de la Academia Perpetuo Socorro, muchos millones que no sé qué han hecho con ellos”, señaló el letrado, mientras defendía los embargos que desde hace una semana enfrenta la Iglesia.

Las expresiones las hizo durante una entrevista radial (Radio Isla), luego que el abogado de la Arquidiócesis, Pedro Busó, informara que entre hoy y mañana radicarán un recurso legal ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos para intentar detener los embargos que, hasta el momento, han dejado a decenas de empleados de la Iglesia sin cobrar su salario y, presuntamente, provocó que el Tribunal Eclesiástico quedara inoperante.

Los embargos comenzaron el pasado martes después que el juez Cuevas Ramos reactivara la orden que emitió en marzo y que fue paralizada por varios meses durante los procesos apelativos. Dicho dictamen surgió por el pleito legal que entablaron unos 66 empleados de la Academia en verano del 2016 tras la paralización de los pagos de las pensiones de parte del Fideicomiso del Plan de Pensiones de Empleados de Escuelas Católicas.

Endi.com se intentó comunicar con otro de los abogados de la Arquidiócesis, Carlos Padilla, para conseguir una reacción sobre los fondos que se alega ha separado la Iglesia en medio del pleito legal. De inmediato, los mensajes no han sido contestados.

Según Busó y una fuente de endi.com, además de las cuentas bancarias del Arzobispado, se embargaron otras cuentas de parroquias o entidades de la Iglesia católica. Algunos embargos son preventivos, especialmente el de las parroquias.

En el listado de las cuentas embargadas están la parroquia Madre de Misericordia en Torrimar, Guaynabo; parroquia La Milagrosa, del barrio Quebrada Cruz, en Toa Alta; parroquia San Andrés de Carolina; fondos de los Diáconos Permanentes; parroquia San Felipe Apóstol de Villa Carolina; parroquia San Mateo, en Santurce; fondos del Seminario Mayor San Juan Bautista, así como cuentas de la Catequesis, de la Pastoral Juvenil y de la Sociedad Protectora de Niños.

Hasta el momento, no se ha detallado a cuánto suman todos estos embargos.

Al hablar de la situación que enfrenta la Iglesia, Bauzá Santos acogió unas expresiones hechas ayer por el arzobispo González en torno a que son “una tragedia”. Pero justificó la demanda, al señalar que no se trata de una disputa entre la Iglesia y el Estado, sino de una relación contractual entre unos maestros y su patrono.  

El abogado dijo que ellos están dispuestos a dialogar para buscar un entendido, pero no bajo los requisitos que se impongan por la Arquidiócesis.

Alegó que la actitud de la Iglesia es: “La negociación se hace a mi manera, esto es lo que hay y punto. Eso no es negociación”.

También señaló que la propuesta que hace la Iglesia es para no pagar.  

“La actitud de ellos en confrontación y no conciliación”, manifestó Bauzá Santos, quien alegó que entre la Arquidiócesis y los colegios implicados se han gastado $2 millones en abogados.

Por su parte, el abogado de la Arquidiócesis insistió que han intentado negociar el caso con los dos grupos de demandantes que hay tras la detención del pago de las pensiones “de buena fe”.

“Nuestra posición siempre ha sido que si surge un diálogo es con todas las partes y hemos hecho ese esfuerzo”, sostuvo Busó, al indicar que las diferentes teorías legales de los abogados de los casos en los que se reclama el pago de la pensión son diferentes.

“Estoy seguro que, si todos venimos con buena fe a la mesa y venimos con buena disposición y buscamos un acuerdo razonable, con todas las partes envueltas, que eso incluye los colegios que aportaban al plan como tal, estoy seguro que si todos tenemos buena voluntad, podremos salir de esto”, puntualizó.

Ayer, el arzobispo propuso crear un “fondo de solidaridad” para pagar las pensiones detenidas de los fondos que quedan en el Fideicomiso. El dinero disponible, mencionó, ronda en los $1.3 millones.


💬Ver 0 comentarios