(horizontal-x3)
Abraham Anhang, padre de la víctima, a su llegada al Tribunal Federal en San Juan. (Alex Figueroa Cancel)

La sesión de la mañana de hoy en el juicio por el asesinato de Adam Anhang terminó en un tono emocional. El padre de Adam, Abraham Anhang, enfrentó uno de los capítulos más difíciles cuando en plena sala se mostraron los vídeos de los últimos momentos de vida del empresario canadiense, pero también la escena donde se ve el cuerpo de su hijo apuñalado.

Ante las primeras imágenes, Abraham inclinó la cabeza, en una muestra de sentimiento que antes no había manifestado desde que comenzó a visitar ayer el Tribunal Federal en San Juan. Vio a su hijo entrar al restaurante Dragon Fly en el Viejo San Juan. Luego, observó como Adam y Áurea Vázquez Rijos, de quien se estaba divorciando, salían del lugar. Entonces Abraham se llevó la mano a la cabeza.

Cuando el juez Daniel Domínguez pidió mostrar las imágenes de nuevo, el padre de la víctima miró hacia la mesa de la defensa, donde estaba Vázquez Rijos, viuda de Adam y acusada de conspirar para contratar a un hombre para que asesinara a su esposo. 

Luego, la fiscalía sentó a testificar a Reynaldo Martínez Fuentes, quien antes de retirarse en el 2013, fue agente de la División de Homicidios. Él trabajó en la escena del asesinato de Anhang, en la esquina de la calle San Justo con calle Luna.

Fue entonces cuando Abraham vio nuevamente el vídeo que tomó el personal del Instituto de Ciencias Forenses que atendió la escena y que ya había visto previamente en el juicio estatal.

Las imágenes muestran el cuerpo de Adam sobre los adoquines y con heridas en el torso y cabeza. También se ve el cuchillo con el que se entiende fue apuñalado, así como la cartera del canadiense y una de mujer, que el agente atribuyó a Vázquez Rijos.

Mientras se pasaba el vídeo en la sala, Vázquez Rijos cubría su rostro con sus manos mientras lloraba.

Abraham se inclinó en el banco del público, detrás de los fiscales, levantó la mirada y la dirigió hacia su derecha, donde estaba sentada Vázquez Rijos y se quedó observando fijamente por unos instantes.

Poco después, Martínez Fuente relató que, como parte de la investigación de la escena, visitó el dispensario Hoare en San Juan. Añadió que cuando llegó vio a Vázquez Rijos acostada en una camilla y una joven hablando con ella.

“Cuando me voy acercando a ambas damas, la que estaba hablando con ella, se despidió y se fue en silencio”, explicó Martínez Fuentes.

“Me identifiqué como agente de homicidios investigando la escena”, añadió. “(Vázquez Rijos) cerró los ojos y no me quiso hablar”.

Después, el agente José Miranda fue asignado para investigar el caso por la Policía.

Al decretar el receso de la mañana, Vázquez Rijos tardó unos instantes para ponerse de pie y salir de la sala. Luego, se fue escoltada por los alguaciles mientras lloraba y le temblaban las manos.

En este caso también está acusada su hermana, Marcia Vázquez Rijos, y su excuñado José Ferrer Sosa.


💬Ver 0 comentarios